Sin vacuna hay 14 veces más probabilidades de contagiarse la viruela del mono en situaciones de riesgo

Lo revelaron los CDC de los Estados Unidos tras un análisis de datos preliminares. Si bien se está dando solo una dosis, en Holanda, un estudio planteó la posibilidad de dar hasta una tercera dosis como refuerzo

Por primera vez este año la humanidad enfrenta una emergencia sanitaria global por viruela del mono. Si bien hay algunas vacunas, el acceso es limitado/ Alain Jocard/Pool via REUTERS
Por primera vez este año la humanidad enfrenta una emergencia sanitaria global por viruela del mono. Si bien hay algunas vacunas, el acceso es limitado/ Alain Jocard/Pool via REUTERS

La viruela del mono o viruela símica ya afectó a 67.539 personas durante 2022. El brote fue declarado emergencia de salud pública de importancia mundial, pero a nivel mundial los casos están empezando a bajar. En algunos países desarrollados, se empezó a aplicar hace tiempo vacunas para la prevención de la infección en los contactos estrechos de las personas afectadas principalmente. Pero como el número de dosis era limitado se aplicó una sola por persona. La cantidad adecuada de dosis de vacunas para conseguir protección aún está en estudio en los Estados Unidos y en Europa.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos analizaron el impacto de la inmunización con una sola dosis. En el análisis preliminar, se encontró que las personas con riesgo de contraer la viruela del mono que no han recibido una sola dosis de la vacuna tienen 14 veces más probabilidades de infectarse que las que se han vacunado. Los resultados se obtuvieron a partir de los datos recopilados en 32 estados entre finales de julio y principios de septiembre. Son algunos de los primeros datos federales que sugieren la eficacia de la vacuna Jynneos, la principal inyección utilizada para responder al brote de viruela del mono, para prevenir las infecciones.

Evitar el contacto sexual con personas con viruela símica es una de las medidas de prevención que recomiendan las autoridades/NIAID
Evitar el contacto sexual con personas con viruela símica es una de las medidas de prevención que recomiendan las autoridades/NIAID

La principal medida de prevención es evitar el contacto -especialmente sexual- con personas que tienen la viruela del mono o con síntomas compatibles con la infección, como lesiones en la piel y las mucosas. También se recomienda no compartir objetos personales, como toallas y sábanas. En América Latina, la mayoría de los países casi no hay aplicado vacunas contra la viruela del mono hasta el momento. El martes pasado Marcos Espinal, uno de los directivos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo que esa agencia sanitaria está llevando a cabo una compra a través del fondo rotatorio.

Ya 14 países han firmado los documentos especiales para acceder a la vacuna de tercera generación y la carta de acuerdo. Fuentes de la cartera de Salud de Argentina dijeron a Infobae que “aún seguían conversando con la OPS” por la compra de vacunas contra la viruela y aún no hay fecha de recepción de dosis. El 3 de octubre próximo Brasi recibirá el primer envío de dosis de vacunas contra la viruela compradas con el fondo rotatorio de OPS.

En los Estados Unidos se encontró que las personas con riesgo de adquirir la infección tienen 14 veces más probabilidades de contraerla si no están inmunizadas/Archivo
En los Estados Unidos se encontró que las personas con riesgo de adquirir la infección tienen 14 veces más probabilidades de contraerla si no están inmunizadas/Archivo

“Estos nuevos datos nos proporcionan un nivel de optimismo cauteloso de que la vacuna está funcionando como se pretendía”, dijo la doctora Rochelle Walensky, directora de los CDC., en una reunión informativa en la Casa Blanca. Enfatizó en que “incluso una dosis de la vacuna contra la viruela del mono ofrece al menos cierta protección inicial contra la infección”.

Igualmente se reconoció que el análisis de los datos sobre la eficacia de la vacuna puede tener importantes limitaciones. Los cambios de comportamiento de las personas debido a que saben que hay un brote de viruela y pueden tomar medidas de prevención o las diferencias de edad, salud y testeos podrían haber influido en los resultados.

Según Natalie Dean, bioestadística de la Universidad de Emory en EE.UU., dijo que era difícil para los investigadores establecer el grado de exposición de las personas a la viruela del mono o sus diferencias de comportamiento, especialmente cuando se trata de información delicada. “Si se puede afinar hasta llegar a una población con una exposición concreta, entonces es más fácil comparar un grupo vacunado con un determinado nivel de exposición y un grupo no vacunado con el mismo nivel de exposición”, dijo en diálogo con el diario The New York Times. Añadió que podría ser difícil interpretar los resultados si las personas que se vacunan son también las que hacen cambios más sustanciales en su comportamiento.

El análisis examinó los resultados de solo una dosis de la vacuna de dos dosis. Y eso dejó de lado la posibilidad de tener una imagen clara de la eficacia de una serie completa o de su durabilidad. Los funcionarios federales han dicho que la protección más completa llega después de recibir una segunda dosis.

Las dosis se limitaron a una por persona porque el stock era limitado en EE.UU. y había una emergencia sanitaria/REUTERS/Dado Ruvic/Archivo
Las dosis se limitaron a una por persona porque el stock era limitado en EE.UU. y había una emergencia sanitaria/REUTERS/Dado Ruvic/Archivo

Aunque los casos de viruela del mono han disminuido en las últimas semanas en algunas ciudades de los Estados Unidos, la publicación de los datos pareció servir en parte como un esfuerzo para revigorizar la campaña de inmunización y como un aviso a los cientos de miles de estadounidenses en alto riesgo que aún no se han vacunado.

Los funcionarios federales han atribuido el descenso de los casos a la vacunación, a la inmunidad frente a la infección y a los cambios de comportamiento entre las personas con mayor riesgo de infección. En los últimos días se ha comentado que se espera una reducción de los casos de viruela. Ese cambio permitirá aislar y vacunar a los contactos cercanos de las personas infectadas y controlar el brote.

Ya se han aplicado 804.000 dosis de la vacuna en Estados Unidos. Pero esa cifra equivale a apenas una cuarta parte de las dosis necesarias para administrar dos a cada uno de los aproximadamente 1,6 millones de estadounidenses que se calcula que están en alto riesgo. Los hombres negros e hispanos han recibido un número desproporcionadamente bajo de dosis de vacuna, y las autoridades sanitarias esperar acortar esa brecha.

Para los próximos meses, se espera ampliar la elegibilidad de personas que acceden a la vacuna contra la viruela. Se hará a través de una estrategia preventiva, conocida como “profilaxis previa a la exposición” o “PrEP”: se dará en más personas vulnerables a la infección que aún no habían tenido una exposición conocida o presunta.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, contó que todavía no hay datos sobre la gravedad de los casos de viruela del mono en personas ya vacunadas/ REUTERS/Kevin Lamarque
La directora de los CDC, Rochelle Walensky, contó que todavía no hay datos sobre la gravedad de los casos de viruela del mono en personas ya vacunadas/ REUTERS/Kevin Lamarque

Walensky dijo que su agencia aún no tenía datos sobre la gravedad de los casos de viruela del mono en personas vacunadas ni cifras que mostraran cuántas personas que recibieron una primera dosis volvieron a recibir una segunda. Muchas de las personas con alto riesgo han recibido sólo una dosis, aunque en las últimas semanas se administraron más segundas dosis que primeras, según los datos del C.D.C.

En agosto, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) comenzó a permitir a los proveedores la administración de una dosis más baja de la vacuna en las capas de la piel, en lugar de la grasa, estirando el suministro de vacunas en un momento en que las dosis eran más limitadas. En las últimas semanas, muchos estadounidenses han recibido la vacuna de esta manera. Aún no se difundieron datos sobre los resultados de esa forma de aplicación.

La directora Walensky dijo: “Vamos a necesitar un poco más de tiempo y un poco más de números” para determinar el efecto de las dosis fraccionadas. Los Institutos Nacionales de la Salud iniciaron recientemente un ensayo en el que se examina el rendimiento de una dosis completa de la vacuna en comparación con las dosis fraccionadas, un esfuerzo que calculará los niveles de anticuerpos en los participantes del ensayo que fueron vacunados”. Las vacunas se habían autorizado en el contexto de la emergencia sanitaria en base a datos en estudios en animales principalmente.

En Holanda se hizo un estudio sobre vacunación para prevenir la viruela del mono y se planteó la necesidad de dar una tercera dosis. Debe ser investigada aún/Archivo
En Holanda se hizo un estudio sobre vacunación para prevenir la viruela del mono y se planteó la necesidad de dar una tercera dosis. Debe ser investigada aún/Archivo

En Holanda también se hizo un estudio sobre cuál es el beneficio de la aplicación de una sola dosis de vacuna. El trabajo fue liderado por el científico Rory D. de Vries, del Centro Médico de la Universidad Erasmus, y aún espera la revisión de pares. Descubrieron que una sola dosis completa de la vacuna generaba niveles bajos de anticuerpos contra la viruela del mono, mientras que dos proporcionaban una protección mejor pero aún modesta. Los funcionarios federales han dicho que están discutiendo si un régimen de tres dosis puede ser mejor.

Los científicos holandeses escribieron: “El ahorro de dosis conduce a niveles de anticuerpos más bajos, mientras que una tercera dosis contra el virus Monkeypox aumenta aún más la respuesta de anticuerpos. Es necesario realizar estudios de cohorte de seguimiento de los individuos vacunados para seguir evaluando la eficacia de la vacuna en las poblaciones de riesgo y determinar los correlatos de la protección frente a este patógeno emergente”. Es decir, sugieren la posibilidad de que se necesiten tres dosis para lograr una protección alta contra el virus que causa la viruela símica.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR