Actividad física y COVID-19: por qué ser una persona activa resulta una buena defensa para hacerle frente a la cara más grave del virus

Las personas en forma tienen menos probabilidades de contraer resfriados y otras infecciones virales. Ahora, un estudio de British Journal of Sports Medicine, sostiene que aquellos que realizan ejercicio con frecuencia tienen menos posibilidades de sufrir un cuadro grave por COVID-19

Los científicos saben desde hace algún tiempo que las personas en forma aeróbica tienen menos probabilidades de contraer resfriados y otras infecciones virales (Getty Images)
Los científicos saben desde hace algún tiempo que las personas en forma aeróbica tienen menos probabilidades de contraer resfriados y otras infecciones virales (Getty Images)

La ecuación es simple: personas menos activas, que casi nunca hacen ejercicio, pueden estar más cerca de terminar en el hospital debido al COVID-19 que aquellas personas que son más activas. Se supo siempre que hacer ejercicio físico hace bien. Ahora, también sabemos que mover el cuerpo con frecuencia puede ser, no solo una buena carta de presentación para hacerle frente al virus, sino que además, que no nos ataque con mucha fuerza.

A esta conclusión llegaron un grupo de expertos en un estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine. Los datos se recopilaron antes de que las vacunas contra la enfermedad estuvieran disponibles y no sugieren que el ejercicio pueda sustituir de ninguna manera la inmunización. Pero sí, insinúan, que el ejercicio regular, ya sea nadar, caminar, correr o andar en bicicleta, puede reducir sustancialmente nuestras posibilidades de enfermar gravemente si nos infectamos.

Los investigadores dibujaron registros anónimos de 48.440 hombres y mujeres adultos que usaron el sistema de atención médica de Kaiser, se les revisaron los hábitos de ejercicio al menos tres veces en los últimos años y, en 2020, se les había diagnosticado COVID-19. Los investigadores agruparon a hombres y mujeres por rutinas de entrenamiento, y el grupo menos activo se ejercitó durante 10 minutos o menos la mayoría de las semanas; el más activo durante al menos 150 minutos a la semana; y el grupo algo activo que ocupa el territorio intermedio.

“Una caminata, o cinco, podría ser especialmente beneficiosa para las personas que esperan su primera vacuna" (Getty Images)
“Una caminata, o cinco, podría ser especialmente beneficiosa para las personas que esperan su primera vacuna" (Getty Images)

En el estudio se recopilaron datos sobre los factores de riesgo conocidos de cada persona para COVID-19 grave, incluida su edad, hábitos de fumar, peso y cualquier historial de cáncer, diabetes, trasplantes de órganos, problemas renales y otras afecciones subyacentes graves. Luego, cotejaron los números, con resultados deslumbrantes. Las personas en el grupo menos activo, que casi nunca hacían ejercicio, terminaron hospitalizadas debido a COVID-19 a una tasa dos veces mayor que la de las personas en el grupo más activo y, posteriormente, tenían aproximadamente dos veces y media más probabilidades de morir. Incluso en comparación con las personas del grupo algo activo, fueron hospitalizadas un 20 por ciento más a menudo y tenían un 30 por ciento más de probabilidades de morir.

De los otros factores de riesgo comunes de enfermedad grave, solo la edad avanzada y los trasplantes de órganos aumentaron la probabilidad de hospitalización y mortalidad por COVID-19 más que estar inactivo, encontraron los científicos.

“Ser sedentario era el mayor factor de riesgo de enfermedad grave, a menos que alguien fuera anciano o un receptor de órganos”, explicó el doctor Robert Sallis, médico de medicina familiar y deportiva del Centro Médico Kaiser Permanente Fontana, quien dirigió este nuevo estudio. Y aunque “no uno no puede hacer nada con respecto a esos otros riesgos -añadió-, sí podemos hacer ejercicio”.

Por supuesto, este estudio, debido a que fue observacional, no prueba que el ejercicio haga que disminuyan los riesgos graves de COVID-19, sino solo que las personas que a menudo hacen ejercicio también son personas con bajo riesgo de enfermarse gravemente. El estudio tampoco profundizó en si el ejercicio reduce el riesgo de infectarse con coronavirus en primer lugar.

La actividad física es clave para la buena salud cardiovascular (AFP)
La actividad física es clave para la buena salud cardiovascular (AFP)

Pero el doctor Sallis señaló que las asociaciones en el estudio fueron fuertes. “Creo que, con base en estos datos podemos decirle a la gente que caminar enérgicamente durante media hora cinco veces a la semana debería ayudar a protegerlos contra el COVID-19-19 severo”, aseveró el experto.

“Una caminata, o cinco, podría ser especialmente beneficiosa para las personas que esperan su primera vacuna. Nunca sugeriría que alguien que hace ejercicio con regularidad debería considerar no vacunarse. Pero hasta que puedan conseguirlo, creo que el ejercicio regular es lo más importante que pueden hacer para reducir su riesgo. Y hacer ejercicio con regularidad probablemente protegerá contra cualquier nueva variante o el próximo virus nuevo que se encuentre”, concluyó.

Los científicos saben desde hace algún tiempo que las personas en forma aeróbica tienen menos probabilidades de contraer resfriados y otras infecciones virales y se recuperan más rápidamente que las personas que están fuera de forma, en parte porque el ejercicio puede amplificar las respuestas inmunitarias. Una mejor aptitud también aumenta las respuestas de los anticuerpos a las vacunas contra la influenza y otras enfermedades.

En un nuevo estudio, investigadores y médicos de Kaiser Permanente Southern California, la Universidad de California en San Diego y otras instituciones decidieron comparar la información sobre la frecuencia con la que las personas se ejercitaban con si terminaron hospitalizados el año pasado debido a COVID-19 (REUTERS)
En un nuevo estudio, investigadores y médicos de Kaiser Permanente Southern California, la Universidad de California en San Diego y otras instituciones decidieron comparar la información sobre la frecuencia con la que las personas se ejercitaban con si terminaron hospitalizados el año pasado debido a COVID-19 (REUTERS)

Pero las infecciones por el nuevo coronavirus son tan nuevas que se sabe poco acerca de si la actividad física y el estado físico podrían afectar los riesgos de enfermarse y cómo podrían hacerlo. Sin embargo, algunos estudios recientes parecen alentadores.

En uno, que se publicó en febrero en The International Journal of Obesity, las personas que podían caminar rápidamente, un indicador aceptado de aptitud aeróbica, desarrollaron COVID-19-19 grave a tasas mucho más bajas que los caminantes lentos, incluso si los que caminaban rápido tenían obesidad, un factor de riesgo de enfermedad grave conocido. En otro estudio de adultos mayores en Europa, una mayor fuerza de agarre, un indicador de la salud muscular general, señaló un menor riesgo de hospitalizaciones por COVID-19-19.

Pero esos estudios analizaron medidas indirectas de la aptitud aeróbica o muscular de las personas y no sus hábitos de ejercicio diarios reales, por lo que no pueden decirnos si levantarse y moverse, o quedarse quieto, cambia el cálculo de los riesgos de COVID-19.

SEGUIR LEYENDO: