Los gobernadores de Brasil se enfrentan a Bolsonaro y se sublevan contra la restricción a la vacunación anticovid de niños

Los 27 estados brasileños anunciaron que inmunizarán a los niños sin que tengan que presentar un pedido médico

Una niña recibe su dosis contra el COVID-19
Una niña recibe su dosis contra el COVID-19

Los Gobiernos regionales de los 27 estados de Brasil decidieron sublevarse contra la decisión del Gobierno de Jair Bolsonaro de condicionar la vacunación de menores de 12 años a una prescripción médica, y anunciaron que inmunizarán a los niños sin que tengan que presentar un pedido médico.

El anuncio fue hecho en un comunicado por el Consejo Nacional de Secretarías de Salud (Conass), que reúne a los secretarios de Salud de los 27 estados, luego de que el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, anunciara la restricción que dificulta la vacunación de los menores en Brasil.

Infelizmente hay quien considere natural que el coronavirus les quite la vida, pequeñitos, pero con las vacunas ya vencimos la poliomielitis, el sarampión y más de 20 enfermedades que se pueden prevenir. Por eso, en lugar de dificultar, vamos a facilitar la vacunación de todos los brasileñitos”, según el documento que la Conass publicó en forma de tarjeta navideña dirigida a los niños.

El ministro de Salud de Brasil, Marcelo Queiroga (Foto: EFE)
El ministro de Salud de Brasil, Marcelo Queiroga (Foto: EFE)

El organismo agregó que su recado en la víspera de Navidad es que, cuando se inicie la vacunación de los niños, sus padres no tendrán que presentar ningún documento médico que recomiende la vacuna y que todos serán inmunizados sin ninguna exigencia.

Las secretarías de Salud se amparan en una decisión del año pasado de la Corte Suprema, que consideró que los Gobiernos regionales y municipales tienen autonomía para determinar las medidas de combate a la pandemia más convenientes.

Desde que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador sanitario) autorizó el uso de la vacuna contra covid del laboratorio Pfizer en niños de entre 5 y 11 años de edad, el 16 de diciembre, Bolsonaro, líder de la negacionista ultraderecha brasileña, viene colocando obstáculos para iniciar la inmunización.

El jefe de Estado llegó a pedir la divulgación de los nombres de los técnicos de la Anvisa que habían autorizado la vacunación de los niños para que pudiesen ser censurados públicamente.

La Policía Federal tuvo que abrir una investigación para identificar a los autores de decenas de amenazas de muerte dirigidas a los funcionarios de la Anvisa por partidarios de Bolsonaro que rechazan la vacunación de los niños.

El ministro de Salud alegó que el Gobierno no estaba obligado a seguir la orientación del órgano regulador y dijo que solo iniciaría la vacunación de los menores tras la recomendación de un órgano técnico de la Cartera -que dio su visto bueno a la inmunización- y de una consulta popular.

Pero incluso antes de la consulta por internet, que solo mantuvo abierta dos horas y tras reunirse exclusivamente con opositores de la vacuna, afirmó que el Gobierno solo autorizará la vacuna de los niños que lleguen a los puestos de salud con prescripción médica y un documento en que sus padres se responsabilicen por lo que ocurra.

Queiroga llegó a decir que el número de niños muertos por covid en Brasil no justificada darse prisa para tomar una decisión sobre su vacunación, lo que le generó duras críticas.

“En vísperas de navidad el ministro de Salud hace una declaración absurda que parece de Herodes, mientras que crea obstáculos para la vacunación de los niños”, afirmó en sus redes sociales el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que los sondeos señalan como favorito para las presidenciales de octubre próximo.

Joao Doria, otro candidato presidencial y gobernador de Sao Paulo, afirmó que el estado más poblado de Brasil no exigirá la prescripción médica para vacunar a menores de 12 años. “No vacunar a los niños es un crimen abominable. Dificultar la vacunación de los niños debería ser un crimen sin derecho a fianza”, afirmó.

De igual forma se pronunció el Comité Científico del Consorcio Nordeste, que representa a las gobernaciones de los 9 estados localizados en el noreste de Brasil.

La entidad afirmó en un comunicado no haber identificado “ninguna justificativa científica, médica o técnica para la consulta pública realizada por el Ministerio” y agregó que “recomienda urgencia en el inicio de la vacunación de los menores”.

Brasil, el segundo país con más muertes y el tercero con más contagios de covid-19 en el mundo, acumuló hasta este jueves 618.228 víctimas y 22,2 millones de casos desde el inicio de la pandemia, el 26 de febrero del año pasado.

Pese a los elevados números, las medias de muertes (119 por día) y de casos (3.090 diarios) están en sus menores niveles en veinte meses, algo atribuido al avance de la vacunación, pues cerca del 67% de los 213 millones de habitantes tiene el ciclo completo de inmunización, y pese a las críticas de Bolsonaro a las vacunas.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR