La Convención Constitucional en Chile cumplió un mes: tensiones con el Gobierno, avances de coordinación y las propuestas para agosto

El 4 de julio pasado fue la primera vez que esta entidad, encargada de redactar la nueva Carta Magna, se reunió para elegir al presidente y al vicepresidente del organismo

Fotografía cedida por la Secretaría de la Presidencia de Chile que muestra la primera sesión de la Convención Constitucional hoy, en Santiago (Chile). EFE/ Cortesía Secretaría de la Presidencia de Chile/
Fotografía cedida por la Secretaría de la Presidencia de Chile que muestra la primera sesión de la Convención Constitucional hoy, en Santiago (Chile). EFE/ Cortesía Secretaría de la Presidencia de Chile/

Este miércoles 4 de agosto la Convención Constitucional (CC) chilena ha cumplido un mes desde que se reuniera por primera vez, y el camino no ha sido fácil: conflictos con el gobierno, avances significativos y renuncias han marcado los primeros días de este organismo.

La CC es una entidad establecida en Chile con el fin de redactar una Nueva Constitución para el país. El plazo para escribir este nuevo documento es de un año y se espera que cuando la Carta Magna esté finalizada, se cite al país a las urnas para que vote si aprueba o no el cambio constitucional definitivo. En caso que no, seguirá funcionando la Constitución de 1980 que se redactó en la dictadura de Augusto Pinochet.

Son 155 los Convencionales Constituyentes que integran este organismo, y la mayoría de estos son personajes independientes o integrantes de la nueva izquierda nacional. Lo anterior fue un golpe para las clases políticas tradicionales chilenas que aspiraban a tener una fuerte presencia en la CC.

El 4 de julio pasado fue la primera vez que esta entidad se reunió para elegir al presidente y al vicepresidente del organismo. Tras una serie de votaciones la profesora de origen mapuche, Elisa Loncón, fue elegida como presidenta mientras que el abogado constitucionalista, Jaime Bassa, fue seleccionado por sus pares para ocupar la vicepresidencia.

Se espera que para agosto la CC continúe avanzando en la redacción de las normativas de esta entidad, para que en septiembre se inicie la redacción de la Nueva Constitución.

Los avances más significativos de la CC

La presidenta de la Convención Constitucional Elisa Loncon sostiene la bandera mapuche en la primera sesión para redactar una constitución en Santiago de Chile, 4 de julio del 2021 REUTERS/Ivan Alvarado
La presidenta de la Convención Constitucional Elisa Loncon sostiene la bandera mapuche en la primera sesión para redactar una constitución en Santiago de Chile, 4 de julio del 2021 REUTERS/Ivan Alvarado

Aunque la CC aún no comienza a redactar la propuesta de la Nueva Constitución, sus 155 integrantes se han abocado en este mes a avanzar en comisiones provisorias, cuyo fin es regular el funcionamiento interno de este organismo.

Entre las comisiones creadas por la CC resaltan la de Reglamento, Ética, Derechos Humanos y Presupuesto. El trabajo que se viene en agosto será para avanzar en los reglamentos y en la constitución de estas comisiones.

Ante todo el trabajo desarrollado en julio, el vicepresidente del organismo, Jaime Bassa, mostró “orgullo” por lo avanzando, y recalcó que “hemos levantado un órgano prácticamente desde cero. El poder constituyente que desde esta mesa hemos tratado de organizar, dotando a distintos espacios de competencias, atribuciones y características, hoy gracias a la colaboración de todos, adquiere una primera estructura básica de funcionamiento”.

Bassa comunicó que el trabajo constituyente durante este mes se ha traducido en 13 sesiones del pleno, más de 115 votaciones y 130 horas de trabajo en sesiones.

Choques con el Gobierno chileno

Jaime Bassa, vicepresidente de la Convención Constitucional.
Jaime Bassa, vicepresidente de la Convención Constitucional.

Aunque la CC es un órgano que está creado para escribir la Nueva Constitución su labor no ha estado libre de conflictos con el Gobierno. A solo horas de su instalación, el 5 de julio se produjo el primer roce de consideración con La Moneda.

En esa jornada, los 155 Convencionales Constituyentes se reunieron en el ex Congreso Nacional para su primera sesión presencial, pero esta no se desarrolló debido a que, según el organismo, no habían recursos tecnológicos ni sanitarios para que la instancia se iniciara.

Según el órgano, faltaban computadores, no había imagen ni sonido entre las salas, y tampoco existía un streaming para enlazar con quienes estaban conectados de manera telemática. Además, acusaron que no había alcohol gel ni otros recursos sanitarios. Esto obligó a que el Secretario Ejecutivo de la Unidad Administrativa de la Convención Constitucional, Francisco Encina, renunciara a su puesto para que fuera reemplazado por la amiga del presidente Sebastián Piñera, Catalina Parot.

En esta semana también hubo un momento de tensión entre Loncón, presidenta de la CC y el Gobierno, luego que a la profesora de origen mapuche se le presionara para que manifestara a los grupos radicalizados en La Araucanía que “bajen las armas”.

“Soy la presidenta de la Convención, no de Chile. (...) Las coyunturas políticas que se den, le corresponden al gobierno”, respondió la presidenta a estas presiones.

¿Qué se viene para agosto?

Para agosto uno de los objetivos más claros de la CC es avanzar en el reglamento interno de este organismo. Esto se debe resolver sí o sí durante estos días para que en septiembre se inicie la redacción de la Nueva Constitución chilena.

Así fue comunicado por la presidenta de este organismo, Elisa Loncón. “La Convencion esta en marcha, tiene su propósito muy claro. Ya hemos pasado este mes de organización e instalación de la Convención. Este segundo mes será para avanzar en la definición del reglamento”, aseguró.

Frente a la ausencia temporal de este reglamento, la CC utilizará provisoriamente el reglamento de la Comisión de Ética del Congreso para avanzar.

SEGUIR LEYENDO: