El mecanismo que utiliza la dictadura cubana para reclutar a niños y adolescentes y convertirlos en fuerza de choque contra los manifestantes

Las denuncias se multiplican. Son “convocados” casa por casa en diferentes ciudades de la isla y trasladados a otras para reprimir y amedrentar. Si se oponen o sus familias intervienen, pueden ser encarcelados