Más de un tercio de condados de EEUU sin casos de COVID-19

SANTA FE, Nuevo México, EE.UU. (AP) — Mientras el coronavirus causa estragos a lo largo y ancho de Estados Unidos, principalmente en grandes zonas urbanas, más de un tercio de los condados del país todavía no han reportado ningún resultado positivo de infecciones de COVID-19, de acuerdo con un análisis de The Associated Press.

La información recopilada por la Universidad Johns Hopkins muestra que 1.297 condados no han registrado casos confirmados de COVID-19 de los 3.142 que hay en la nación. El número de condados sin casos confirmados ha disminuido rápidamente, cayendo más de la mitad mientras la AP se preparaba para publicar la historia.

De los condados sin casos confirmados, 85% se encuentran en zonas rurales, desde comunidades predominantemente blancas en las montañas de los Apalaches y las Grandes Llanuras hasta franjas principalmente hispanas y nativo americanas en el suroeste del país, las cuales generalmente tienen menos contacto con personas que puedan ayudar a transmitir el virus.

Al mismo tiempo, los condados con cero pruebas positivas al COVID-19 tienen una edad media más alta y una mayor proporción de personas mayores de 60 años _quienes son los más vulnerables a los síntomas graves ocasionados por el virus_ y cuentan con muchas menos camas en unidades de terapia intensiva. El ingreso medio por hogar también es más bajo, lo que limita sus opciones de atención médica.

Los datos demográficos de estos condados tienen implicaciones importantes en momentos en los que el gobierno del presidente Donald Trump elabora unas directrices para clasificar a los condados por riesgo de propagación del virus, dando poder a las autoridades locales para revisar las órdenes de distanciamiento social que han hundido a la economía estadounidense. El presidente Trump ha previsto un retorno a la normalidad de la economía para el domingo de Pascua, el 12 de abril.

Los expertos de enfermedades infecciosas ven una oportunidad para frenar la propagación del virus en zonas lejanas del país que se benefician de un distanciamiento social y un aislamiento “natural”, si se detectan primeros casos y se implementan cuarentenas agresivas. Eso puede comprar tiempo a las redes de salud rurales para proporcionar la atención necesaria y reducir la cantidad de muertes.

Pero también temen que las pruebas esporádicas de coronavirus podrían estar encubriendo brotes que, si no se atienden, podrían abrumar los sistemas de salud.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos