Más de 3.000 millones de personas estaban el miércoles bajo medidas de confinamiento alrededor del mundo para evitar la propagación del nuevo coronavirus, que la Organización de las Naciones Unidas advirtió que amenaza a toda la humanidad.

Al menos 450.000 casos de la enfermedad COVID-19 fueron declarados oficialmente en el planeta y la cifra de muertos superaba los 20.600, con neta mayoría en Europa, según un conteo de AFP.

España se sumó a Italia al superar el número de fallecidos en China, donde el virus se reportó por primera vez hace solo tres meses. Y Estados Unidos es el país donde el contagio avanza más rápidamente.

"La COVID-19 está amenazando a toda la humanidad, y toda la humanidad debe defenderse", dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, al lanzar un plan para recaudar hasta 2.000 millones de dólares para ayudar a los más pobres del mundo.

Los mercados bursátiles se recuperaron a nivel global y los precios del petróleo subieron, ante la perspectiva de que el Congreso de Estados Unidos apruebe un histórico paquete de estímulo de 2 billones de dólares para ayudar a la economía más grande del mundo a resistir la pandemia.

Con más de 60.000 casos confirmados, Estados Unidos es el tercer país en cantidad de infectados, por detrás de China e Italia. Alrededor de la mitad están en Nueva York, donde las autoridades señalaron que las medidas de aislamiento social aconsejadas por los expertos han enlentecido la tasa de hospitalización.

El presidente Donald Trump espera que Estados Unidos pueda reactivarse a mediados de abril, pero parecía estar bastante solo entre los líderes mundiales.

Cerca de 40% de los 7.800 millones de habitantes del planeta fueron llamados a permanecer en sus casas. La mayoría de los países y territorios, entre ellos India, Argentina, Francia, Italia y Reino Unido, así como muchos estados de Estados Unidos, impusieron medidas de confinamiento obligatorias, con permiso para salir solo para aprovisionarse. Panamá fue el último en sumarse a esa lista.

Otros ordenaron toques de queda, como Chile y Ecuador, así como cuarentenas y otras recomendaciones de distanciamiento de las personas.

Francia, el tercer país que ha registrado más muertos en el mundo en las últimas 24 horas (231), anunció el lanzamiento de la operación militar "Resiliencia" para contribuir en la lucha contra la pandemia.

En Rusia, que anunció dos muertes el miércoles, el presidente Vladimir Putin, en su último mandato bajo el marco legal actual, declaró feriado la próxima semana y pospuso sin fecha una votación sobre las controvertidas reformas constitucionales.

Las principales economías del Grupo de los 20 celebrarán una cumbre de emergencia por videoconferencia el jueves para discutir una respuesta global a la crisis, al igual que los 27 líderes de la Unión Europea (UE), el nuevo epicentro del brote.

- "Gente que muere sola" -

En China, las drásticas restricciones impuestas durante varios meses en la provincia de Hubei, de 50 millones de habitantes y primer foco de la pandemia, se levantaron el miércoles. No se detectó ningún caso de contagio local en 24 horas en el país, pero se identificaron 47 "importados" del extranjero.

Con más de 3.400 fallecidos, España se convirtió el miércoles en el segundo país con más decesos por el coronavirus por delante de China, con el cual cerró un contrato de 432 millones de euros para adquirir material sanitario.

"Hay gente que muere sola, sin haber visto por última vez a su familia", se lamentó Guillén del Barrio, un enfermero de un hospital de Madrid.

La situación en la capital española se ha deteriorado tanto que una pista de hielo fue transformada en morgue y el ejército está desinfectando las residencias de ancianos. El Ejecutivo anunció que la vicepresidenta Carmen Calvo, hospitalizada desde el lunes, está contagiada.

Italia, donde el aumento de enfermos se ralentizaba, sigue siendo el país más afectado por la pandemia, con 7.503 muertos, 683 en las últimas 24 horas.

"Esto es peor que una guerra", dijo Orlando Gualdi, alcalde de Vertova, cerca de Bérgamo (norte), donde el virus causó más muertes que la Segunda Guerra Mundial.

Como en casi toda Europa, las calles están desiertas, aunque se ven dibujos con arcoíris y mensajes de aliento.  "Andra tutto bene" (Todo saldrá bien), reza uno de ellos.

España e Italia se unieron a Francia y a otros seis países de la UE para instar a Alemania y Holanda a permitir la emisión de bonos europeos para estabilizar la economía de la eurozona.

- Príncipe Carlos, infectado -

Los enfermos también aumentan en Medio Oriente, donde el número de muertos de Irán superó los 2.000, y en África, donde Malí declaró su primer caso y varias naciones anunciaron estados de emergencia.

En Reino Unido, el príncipe Carlos, heredero al trono de 71 años, se ha infectado, pero según un comunicado oficial "se mantiene con buena salud".

En Japón, que han pospuesto los Juegos Olímpicos de este año, el gobernador de Tokio advirtió sobre una posible "explosión" de contagios este fin de semana.

Colombia, el tercer país más poblado de América Latina, inició un confinamiento general obligatorio de 19 días para frenar el avance de la enfermedad, contra la que aún no hay vacuna ni tratamiento.

En cambio, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, piensa como Trump y llamó a "mantener los empleos y preservar el sustento de las familias".

En Brasil, las deficiencias del sistema sanitario, la pobreza y las condiciones insalubres en que vive buena parte de la población amenazan con agravar la epidemia en la principal economía de América Latina.

bur-ad/mls