Arrestos anticorrupción en Arabia Saudita fueron "injustos", denuncia ONG

La oenegé Human Rights Watch (HRW) manifestó su preocupación este martes por el arresto de unos 300 funcionarios de Arabia Saudita por sospechas de corrupción, y advirtió que podrían constituir "procedimientos legales injustos" propios de un sistema judicial opaco.

Entre los 298 arrestados había funcionarios militares y judiciales, que fueron detenidos por sospechas de soborno y malversación de 379 millones de riales (101 millones de dólares), según informó el domingo el organismo de control anticorrupción estatal Nazaha.

"El combate contra la corrupción no es excusa para que se violen de forma flagrante los procedimientos ni para impedir que la gente pueda contar con una defensa adecuada", declaró Michael Page, encargado de HRW para Oriente Medio, en un comunicado.

"Habida cuenta de su historial de abusos, las autoridades sauditas deberían llevar a cabo unas reformas fundamentales del sistema judicial para garantizar que el acusado no será conducido a unos procedimientos legales injustos", agregó.

Nazaha afirmó que los arrestos se produjeron después de que el organismo hubiera investigado a 674 funcionarios públicos, pero no precisó el nombre de ningún sospechoso ni tampoco cuándo se realizó la investigación.

Se trata de la última campaña gubernamental contra lo que los oficiales describen como un fenómeno de corrupción endémica en el reino.

En 2017, una campaña anticorrupción condujo a la retención de cientos de príncipes, ministros y empresarios en el hotel Ritz-Carlton de la capital Riad.

Muchos estuvieron detenidos allí durante semanas, pero la mayoría fueron liberados tras haber pagado cuantiosas sanciones. Las autoridades afirmaron que recabaron más de 400.000 millones de riales sauditas (107.000 millones de dólares).

Sin embargo, sus detractores, ven en la campaña anticorrupción lanzada por el príncipe heredero Mohammed bin Salmán un método de chantaje y de obtención de más poder.

Esta oleada de arrestos coincidió con la detención, este mes, del príncipe Ahmed bin Abdulaziz al Saud, un hermano del rey Salmán, y del príncipe Mohamed bin Nayef, sobrino del monarca y antaño príncipe heredero.

Según algunas fuentes, fueron detenidos por haber urdido, supuestamente, un golpe contra el príncipe heredero.

Pero una fuente próxima a la corte real saudita señaló que las detenciones fueron un "mensaje" para atajar cualquier oposición al príncipe heredero antes de su ascenso al trono.

bur-ac/par/jvb/mar

MAS NOTICIAS