China, que dependía de las importaciones de armas hace diez años, se sitúa ahora en el segundo puesto de los países productores de armas, según un informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri), publicado este lunes.

El país, cuyos datos siguen siendo difícilmente accesibles, adelanta a Rusia, tercero, pero sigue por detrás de Estados Unidos.

La opacidad en torno a "las cifras de venta de armas de las empresas chinas continúa obstaculizando una comprensión completa" de la industria en el país, advierte el Sipri en su reporte.

Sin embargo, "podemos decir, con seguridad, que China es el segundo mayor productor del mundo detrás de Estados Unidos y por delante de Rusia", declaró a la AFP Nan Tian, coautor del informe.

Tres grupos de armas chinas figuran en la clasificación de los diez principales productores mundiales, según datos del instituto.

La mayoría de las armas chinas vendidas cada año -cuyo valor se estima entre 70.000 y 80.000 millones de dólares (entre 63.000 y 72.000 millones de euros)- son adquiridas por las diferentes ramas del Ejército Popular de Liberación (ELP).

Hace diez años, China seguía dependiendo en gran medida de las importaciones procedentes de Rusia y Ucrania. "Ya no necesitan contar con otros países para sus armas", agregó Nan Tian.

Las empresas de armas chinas son también mucho más especializadas que sus similares en el extranjero: el fabricante público Aviation Industry Corp of China (Avic), la mayor empresa de armas del país, produce aviones y productos aviónicos, mientras que la mayoría de los grandes productores internacionales cubren una amplia gama de productos militares.

- "Todo está bajo llave" -

Los investigadores del Sipri dicen tener dificultades para obtener datos confiables sobre el tamaño de la industria de armas china, pues todas las empresas son propiedad del Estado.

"Todo está cerrado con llave bajo el término de seguridad nacional", lamentó Tian.

En el informe, los investigadores examinaron cuatro empresas chinas específicas, que se encuentran entre las 20 primeras del mundo, y afirman que con un aumento de los datos disponibles sobre estas empresas "ahora es posible desarrollar estimaciones razonablemente fiables de la magnitud de la industria de armas china".

Aunque no existen estadísticas oficiales sobre las exportaciones chinas de armas, el Sipri señala que la industria local de armametos "se desarrolló a tal punto que hay una mayor demanda de sus armas en el extranjero".

Según las estimaciones del Instituto de Estocolmo, China ocupa actualmente el quinto lugar entre los países exportadores de armas.

El aumento de las exportaciones de armas aumenta el riesgo de proliferación, pero la entrada de China en el escenario mundial es motivo de especial preocupación para los investigadores, porque el país ha firmado muy pocos reglamentos sobre el control de armas.

El país no es signatario del Tratado sobre Comercio de Armas (ATT), adoptado en 2013 por la ONU y que busca moralizar el comercio internacional de las armas.

"No hay un sistema vinculante que pueda hacer responsables a China y a estos exportadores", recuerda Tian.

jll/hdy/lth/mis/eg