Bolivia rompe un acuerdo para exportar urea a Cuba

El gobierno interino de Bolivia decidió romper un acuerdo para exportar urea a Cuba por considerar "demasiado barato" el precio pactado por el exejecutivo de Evo Morales con La Habana, informó este miércoles el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora.

"Estamos rompiendo un contrato con los cubanos sobre el tema del regalo de urea que se le hizo al gobierno cubano y a una empresa cubana", afirmó Zamora a periodistas, tras un informe que brindó la presidenta Jeanine Áñez en el Día del Estado plurinacional, una festividad que se celebra desde 2009, cuando Bolivia dejó de definirse como república.

Sin dar detalles de volúmenes y precios, el ministro dijo que se concertará con los agricultores locales la distribución de ese producto "que estaba destinado a un mercado (el cubano) a un precio demasiado barato para el mercado internacional".

En junio de 2019, durante el gobierno del expresidente Morales, La Paz firmó acuerdos con La Habana para la exportación del químico, muy útil en la agricultura como fertilizante. El convenio era para la exportación desde Bolivia de madera, urea y tejidos por unos 12 millones de dólares.

Bolivia cuenta con una millonaria planta de urea, construida por la coreana Samsung en el Chapare, la región cocalera y bastión político de Morales.

Tras llegar al poder el 12 de noviembre, el gobierno de la derechista Áñez marcó distancias con países como Venezuela y Cuba, aliados de su antecesor Morales, que tras su renuncia se asiló primero en México y luego en Argentina.

El gobierno interino expulsó en noviembre a una brigada de más de 700 médicos cubanos, alegando que la mayoría de ellos no eran realmente galenos. Además, dijo que había en el país una "injerencia (política) terrible" de Cuba y Venezuela.

Áñez asumió la presidencia después de que los comicios del 20 de octubre fueran anulados a raíz de un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) señalara irregularidades en el recuento de votos en favor de Morales, en el poder desde 2006 y con el deseo de gobernar hasta 2025.

jac/gma