El ex policía Mario Sandoval, reclamado por la justicia argentina de su país por la desaparición de un estudiante durante la dictadura, fue detenido este miércoles en un suburbio de París, anunció el ministerio del Interior francés en un comunicado. Sandoval fue capturado en su domicilio en Nogent-sur-Marne, un suburbio al este de París.

La extradición de Mario Sandoval a Argentina es definitiva y se realizará en un plazo máximo de siete días”, añadió el ministerio, horas después de que el Consejo de Estado, la máxima jurisdicción administrativa francesa, diera luz verde a su extradición tras una batalla judicial de 8 años.

El represor de 66 años se había radicado en Francia al terminar la dictadura y obtuvo la nacionalidad francesa en 1997. Argentina reclama desde 2012 la extradición de este ex policía.

En agosto, el gobierno francés dio luz verde a la extradición de Sandoval para que fuera juzgado en la Argentina por el presunto secuestro y desaparición del estudiante Hernán Abriata en octubre de 1976.

El ex agente de policía, que niega los hechos y considera que han prescrito, había remitido el asunto al Consejo de Estado, el órgano judicial supremo de Francia, para impedir la ejecución del decreto gubernamental, que finalmente rechazó su pedido.

Antes, el Consejo Constitucional había respladado el argumento del tribunal de casación de que el plazo de prescripción del delito empieza a correr sólo a partir del momento en que aparece el cadáver de la víctima o en el que se admite el delito. La Justicia consideró que al no haber reaparecido la víctima, el delito se considera “continuo”, algo que abrió la vía a la extradición.

Hernán Abriata, estudiante de arquitectura, fue secuestrado y llevado al centro clandestino de detención que funcionaba en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Aunque la Justicia argentina sospecha que Sandoval participó en más de 500 actos de asesinatos, torturas y secuestros durante la dictadura militar, se apoyó solamente en el caso Abriata para pedir la extradición porque existen una decena de testimonios que lo implican.

La hermana de Abriata, Laura, aseguró en diálogo con la agencia AFP que "la noticia (de la detención) la estábamos esperando con mucha ansiedad. Y hoy se confirmó después de tantos años. Fue un camino muy arduo, con muchos altibajos, pero ya queda poquito para que pueda llegar a Argentina y sea juzgado con todas las garantías constitucionales que son las que no tuvieron todos los desaparecidos argentinos”.

Seguí leyendo: