AP 162
AP 162

Franco Daniel Lombardi nunca dejó de llamar a casa. Lo que jamás contó fue a qué se dedicaba. Su madre, Elsa, todavía vive tras una reja negra en su domicilio en San Francisco Solano, el último domicilio fiscal que declaró Lombardi. Una mujer casi octogenaria, Elsa no había encedido el televisor durante todo el día. Este medio la visitó en la tarde del sábado; la mujer abrió el portón con una sonrisa.

-Hola, ¿vos sos Horacio? Lo estoy esperando a Horacio, que vive acá nomás.

- No, señora. Soy periodista de Infobae. ¿Usted sabe qué pasó con su hijo en las últimas horas?

- No, por favor, ¿qué pasó? Mi hijo vive en Honduras, le va bien, dice que gana buena plata. Siempre me llama, me cuenta cómo está. Por favor, dígame, ¿qué le pasó?

La respuesta fue inevitable: "Señora, a su hijo lo detuvieron". Elsa se derrumbó al instante, comenzó a respirar cada vez más rápido. Los mismos vecinos que esperaban, que llegaban para darles ellos mismos la noticia, la rodearon para socorrerla. Ayer a las 5 de la mañana en Roatán, la mayor de las Islas de la Bahía en el Caribe hondureño, la Policía Nacional del país centroamericano capturó a Franco Lombardi bajo coordinación de un equipo especial de la embajada estadounidense. El gobierno de Washington había pedido su captura horas antes, con un alerta roja emitida por Interpol, bajo el cargo de tráfico de cocaína, heroína y lavado de activos. Lombardi, en los cálculos de la DEA, sería el brazo financiero para la penetración en Honduras del Cártel de Sinaloa, bajo el mando del "Chapo" Guzmán.

No solo eso: la Policía Nacional lo considera un verdadero cabecilla del cártel en la región, de acuerdo a informes de agencias de inteligencia tanto hondureñas como estadounidenses. Se sospecha, por ejemplo, que traficaba drogas hacia Estados Unidos disimulada. Alias "El Mago", alias, "El Tano Joel", Lombardi, según voceros de las fuerzas de seguridad hondureñas, acumuló propiedades en la exclusiva zona de Roatán como dos discotecas y un complejo turístico, más inversiones en zonas como La Ceiba y San Pedro Zula. Tras ser trasladado en helicóptero a la capital de Tegucigalpa, Lombardi será extraditado a Estados Unidos. Su captura incluyó toda la pompa previsible para anunciar la caída de un presunto capo narco latinoamericano, desfilado en la remera Dolce & Gabbana original que llevaba puesta al momento de ser detenido ante cámaras de las agencias internacionales rodeado por efectivos altamente armados de los Tigres, las fuerzas tácticas de la policía hondureña, con chalecos antibalas y a cara tapada.

Con 45 años, inscripto como empresario ante la AFIP desde 1999 y con una vida en Honduras desde hace al menos cinco años, Lombardi había atendido en su juventud un kiosko en la zona de Quilmes. Cómo es que el "Chapo" Guzmán le confió, si es que los cálculos de la DEA son correctos, el manejo de su dinero y su droga en uno de los territorios más violentos de Centroamérica con un promedio de 13 homicidios diarios se vuelve una pregunta interesante.

De vuelta en Solano, el recuerdo es el de un chico de estatura baja y suma cortesía. Un histórico vecino se sorprende: "¿El hijo de Elba preso por mover la guita del 'Chapo'? ¿El petiso ese? ¡Me estás cargando! Se fue hace años, pero muy tranquilo, acá nunca hizo ninguna". El cálculo del vecino sobre la calle 827 no es errado: diversas fuentes tanto tribunalicias como policiales coinciden en su falta de antecedentes a nivel local. Dos de los funcionarios judiciales con mayor experiencia en narcotráfico trasnacional en el país apuntaron: "Casi seguro que acá no tiene nada, por lo menos no en Capital Federal". Otra alta fuente policial con años de experiencia en la provincia de Buenos Aires afirmó: "Lombardi en el país no tiene antecedentes, toda su actividad fue en el exterior". En los niveles más altos de la PFA, una voz asegura: "No tiene nada; solo viajes". Las autoridades hondureñas coinciden en este dato: Lombardi no solo realizó viajes a la Argentina en tiempos recientes, sino también a países como Colombia. Por lo pronto, la Justicia hondureña no investiga sus negocios y su situación patrimonial.

financista narco1 1920

En 1999, Lombardi abrió en la zona sur su negocio más significativo en el país, algo muy distante de una disco en una isla caribeña: una carnicería sobre la calle San Martín en Quilmes, en una sociedad junto a un empresario también quilmeño, Jorge Piozzo, que falleció hace pocos años tras una repentina enfermedad y que fue el propietario del kiosko que atendía. La carnicería cerró cuatro años después de su apertura. Con Piozzo, Lombardi tuvo un vínculo estrecho. Un familiar del empresario fallecido lo recuerda: "Jorge lo llevaba a la casa con el auto, pasaban mucho tiempo juntos. Me acuerdo que Franco era petisito, flaquito. Tenía una novia, que andaba siempre con él. Pará, lo vi recién en Internet. ¿Es en serio lo de la guita del 'Chapo'?"

 AP 162
AP 162