163
163

En caso de ataque nuclear por parte de enemigos, este búnker permitía poner a salvo los submarinos de la Unión Soviética (URSS), que debían salir a mar abierto para dar un golpe de respuesta. En el año 1993 la base fue abandonada y años después se reconvirtió en un museo. Desde 2014, Rusia está analizando la posibilidad de reanudar su funcionamiento.

Cuando EEUU y la URSS estaban inmersos en una gran carrera armamentística, en 1953, el dictador Josef Stalin ordenó crear un búnker para submarinos capaz de resistir a cualquier bombardero, incluido el nuclear, cuenta el portal militar ruso Voennye Materialy.

Con este objetivo se eligió Balaklava, pintoresca ciudad en el mar Negro, muy cerca de Sebastopol. Escondida detrás de dos grandes rocas acantiladas y de una misteriosa entrada estrecha, la tranquila bahía de Balaklava estuvo siempre rodeada de misterios y secretos, como casi todas las tierras de Crimea.

En este caso, los secretos que albergaban sus rocas eran tan altos y reales que el mando soviético incluso eliminó la ciudad de los mapas y prohibió entrar en ella a toda persona, salvo a sus habitantes y al numeroso personal de la base.

 163
163

Instalado dentro de una enorme roca en la cual puede caber una pirámide egipcia, la base es capaz de soportar el impacto directo de una bomba nuclear de 100 kilotones (cinco veces la de Hiroshima), según un artículo de la cadena Rusia Today.

Además, el búnker tiene unas puertas de 10 toneladas, que protegen la base de la colisión de una bomba química o nuclear. El Objeto 825 GTS tiene capacidad de albergar entre siete y nueve submarinos y habitabilidad para 3.000 personas durante 30 días.

 163
163

Indetectable en los años 60 para los potenciales enemigos, la roca-búnker de 127 metros de altura está atravesada por canales artificiales de 1.500 metros de longitud, entre 8 y 9 metros de profundidad y una anchura de entre 12 y 22 metros.

 163
163

Los submarinos soviéticos de los proyectos 608, 613 y 633 de la Flota del Mar Negro de la URSS entraban a la roca directamente desde el mar y salían de ella para volver a efectuar sus misiones de patrulla. En paralelo con el canal fue construido un dique seco de 107 metros para la reparación de sumergibles. Además de los submarinos, la roca albergaba un arsenal nuclear.

 163
163