Reuters 163
Reuters 163

El portal mexicano Aristegui Noticias destapó el escándalo que sacude el gobierno de Enrique Peña Nieto. Hace una década, Rodolfo David Dávila Córdova se ocupaba de lavar dinero para el cártel narco de Juárez; ahora su empresa está en la mira por haber financiado al PRI de Enrique peña Nieto.

Lo llamaban "el Cónsul" porque el intermediario del Cártel de Juárez tenía contactos con autoridades federales. De 1988 a 1990, había trabajado para el Banco de México como subgerente de Cambios Nacionales. Entre sus tareas estaba el fijar la política de compra-venta de divisas, además de vigilar las transacciones realizadas en los mercados cambiarios. Luego trabajó como subdirector de Inmuebles de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Permaneció en el gobierno federal hasta 2003.

Al proveedor del PRI lo llamaban "el Cónsul" porque el intermediario del Cártel de Juárez tenía contactos con autoridades federales

Según el proceso que se siguió en su contra, Dávila Córdova fue reclutado por el Cártel de Juárez para ejecutar operaciones de lavado de dinero a través del centro cambiario Envíos del Ahorro, en el que era socio con el 32% de las acciones. De acuerdo con la acusación de las autoridades, las sucursales instaladas en Illinois y en Texas servían para enviar las ganancias que se obtenían del tráfico de drogas a la casa matriz de Envíos del Ahorro, ubicada en Michoacán. Las transacciones aparentaban ser remesas de paisanos residentes en Chicago o en McAllen.

"Este señor (Rodolfo David Dávila Córdova) era el que manejaba físicamente los pagos, los cobros de dinero y traficaba con los fondos por medio de las casas de cambio", aseguró en noviembre de 2005 el entonces titular de la PGR, Daniel Cabeza de Vaca. Además de Envíos del Ahorro, el ex directivo del Banco de México fue ligado por las autoridades de Justicia con la Casa de Cambio Intercontinental (que luego cambió su nombre a Ribadeo), que también estuvo involucrada con el blanqueo de capitales.

LEA MÁS:


Ahora, ocho años después de haber sido encarcelado, acusado de ser el intermediario financiero de cárteles de la droga de México y Colombia, Aristegui Noticias destapó que su empresa, el Grupo Comercializador Cónclave, tiene un cliente de mucho peso: el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En junio de 2011, la Secretaría de Finanzas del Comité Ejecutivo Nacional le encargó a esta empresa elaborar 67.900 "reportes especiales" que serían entregados a los gobiernos estatales y municipales priistas para instruirlos sobre cómo realizar "una gestión gubernamental más eficiente", según detalla el contrato localizado en los registros del ahora Instituto Nacional Electoral (INE), antes conocido como IFE.

En aquellos días, el líder nacional del PRI era Humberto Moreira Valdez, quien el pasado viernes 15 de enero de 2016 fue arrestado en Madrid. La Fiscalía Anticorrupción había ordenado cárcel para el ex gobernador de Coahuila por presuntamente formar parte de una red criminal y haber blanqueado en España 200.000 euros.

En 2012, ya con Pedro Joaquín Coldwell al frente de la dirigencia, el PRI nacional refrendó los servicios de Cónclave con el contrato CP-118-0115/2012, con vigencia del 20 de enero al 31 de diciembre. Además de elaborar impresos, les surtía mobiliario, según consta en sus registros de proveedores.

El grupo operado por Rodolfo David Dávila Córdoba ("el Cónsul") participó en la triangulación de dinero en el caso llamado Monexgate: durante la campaña presidencial del año 2012, el Partido Acción Nacional (PAN) –entonces en el poder con el presidente Felipe Calderón al frente– y la coalición de izquierda formada el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT) y el Movimiento Ciudadano acusaron al PRI de tener una estructura de financiamiento ilegal por medio de tarjetas de débito bancarias emitidas por el Grupo Financiero Monex.

El grupo operado por Rodolfo David Dávila Córdoba (El Cónsul) participó en la triangulación de dinero en el caso llamado Monexgate

A partir de las pruebas de este caso, el equipo de Investigaciones Especiales del noticiero conducido por Aristegui reveló los nexos entre compañías con el PRI. El entonces Instituto Federal Electoral (IFE) hizo una investigación a partir de las denuncias presentadas por la derecha y el bloque de izquierda.

El 25 de mayo del 2012 la empresa operada por el financista narco facturó 699.500 pesos (39.500 dólares) por "comisiones de venta". "El Cónsul" Dávila Córdova aparece como apoderado de esa firma, la misma que defraudó por 25 millones de dólares a la Cruzada Nacional contra el Hambre, uno de los programas más importantes del gobierno federal.