El 40% de las especias polanizadoras invertebradas se encuentran amenazadas Shutterstock 162
El 40% de las especias polanizadoras invertebradas se encuentran amenazadas Shutterstock 162

Los polinizadores invertebrados están en peligro de extinción. Expertos que evaluaron el retroceso de la biodiversidad por encargo de la ONU advirtieron que la creciente disminución de población de abejas, mariposas y aves, esenciales para la polinización de los cultivos, amenaza la producción agrícola mundial.

El grupo de especialistas internacionales emitieron un comunicado preocupante. En él alertaron que un número considerable de polinizadores están amenazados de extinción a nivel mundial por una diversa serie de factores causados por el hombre, poniendo en riesgo medios de subsistencia de millones de personas y la inversión de millones de dólares en producción agrícola. Es la primera evaluación de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, sus siglas en inglés), divulgado recientemente en Kuala Lumpur mediante un documento que busca advertir las inquietantes implicancias sobre esta tendencia e identifica una serie de iniciativas que las autoridades deberían adoptar para remediar la desaparición de estas especies polinizadoras. El primer informe de este organismo tenía como premisa comprender el panorama futuro de la alimentación de las poblaciones. Su resultado arrojó cifras perturbadoras.

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

Las abejas y las mariposas son insectos invertebrados que llevan a cabo la polinización. Según cifras del organismo dependiente de la ONU, el 40% de estas especies se encuentran amenazadas. Mientras que el 16% de los polinizadores vertebrados están en peligro de extinción a nivel mundial, con una tendencia creciente. La investigación expone cuán trascendente es la acción de los polinizadores en las cosechas de cereales y frutas: representan del 5 al 8% de la producción agrícola mundial, equivalante a USD 235.000 y 577.000 millones. Simon Potts, vicepresidente de la IPBES y profesor en la Universidad de Reading (Reino Unido) dimensionó la magnitud de esta amenaza con ejemplos concisos: "sin los polinizadores, muchos de nosotros no podríamos consumir café, chocolate o manzanas, entre otros alimentos de nuestra vida diaria".

El informe esgrime una serie de factores humanos que ocasionaron este escenario dramático. La disminución de los polinizadores se debe entender por los modificaciones en el uso del suelo, por las prácticas agrícolas intensivas y el abrumador uso de pesticidas, el impacto de las especies exóticas invasoras, enfermedades y plagas, diversas contaminaciones, el efecto de ciertos patógenos y las dudas que siembran los cultivos transgénicos o cultivos genéticamente modificados, sin desatender el paradigma mundial del cambio climático. Los principales sospechosos de ser las causas mayores del declive de los polinizadores son la pérdida de hábitats naturales y el exceso de pesticidas. Las políticas de estado deberán plantear un debate intenso sobre la regularización de los pesticidas, incluso debiendo confrontar con intereses financieros divergentes.

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

El informe fue titulado "Valoración temática de polinizadores, polinización y producción de alimentos". Es fruto de dos años de trabajo del organismo de la ONU, que fuera fundado hace cuatro y que hoy está integrado por 124 países. La investigación evidencia la importancia de la polinización de las 20 mil especies de abejas y miles de especies de mariposas, moscas, polillas, escarabajos, pájaros, murciélagos.

El estudio de los expertos del IPBES destacó la trascendencia de los organismos polinizadores al indicar que

tres cuartas partes de las cosechas del mundo dependen de ellos

, al menos parcialmente, para el crecimiento de otros organismos vivos. El volumen de la producción agrícola dependiente de la polinización animal se incrementó un 300% durante los últimos 50 años, y casi el 90 % de las plantas con flores salvajes son dependientes de su producción. Además de los cultivos alimentarios, los polinizadores contribuyen a los cultivos de biocombustibles como aceites de colza y palma, de fibras como el algodón, de medicinas, de forraje para el ganado y de materiales de construcción.

La investigación presenta un problema coyuntural concentrándose en la disminución de la población de las especies polinizadoras. El organismo propone el desarrollo de una agricultura biológica alternativa y pondera el mantenimiento de paisajes diversificados. Advierte, así, los efectos nocivos que provocaría esta tendencia creciente. Es turno ahora de que los Gobiernos interpreten el mensaje de la ONU.