Las semillas de la manzana, en la mira: ¿nutritivas o tóxicas?

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

La manzana, junto con la naranja y la banana, son las frutas más consumidas en dietas occidentales y orientales. La famosa "fruta prohibida" de la Biblia estuvo presente en la interacción de los primeros seres humanos que habitaron el planeta. Más allá de su contenido simbólico, es una de las frutas más populares incorporada en la alimentación diaria de muchas personas.

Siempre recuerdo que en mi infancia el postre clásico en mi casa eran las manzanas asadas al horno. Si bien uno piensa en el postre como un dulce rico, fuimos incorporando la manzana en diferentes tortas, acompañando las meriendas y convirtiendo a la manzana en una fruta divertida.

Las semillas de la manzana

Es sorprendente saber que las semillas de esta fruta contienen una muy pequeña cantidad de cianuro, un químico mortal. El cianuro es uno de los venenos más conocidos y daña varios órganos como el cerebro y el corazón, afectando la salud y hasta provocando la muerte. Los síntomas de una intoxicación por cianuro son náuseas, vómitos, dolor de cabeza, falla cardíaca y respiratoria.

El cianuro que contienen las semillas está protegido por la consistencia dura de las mismas

Tragar las semillas sin masticarlas no es un problema, ya que se las elimina en forma directa. Al tragarlas, las vas a eliminar intactas, y si llegaras a masticarlas y romperlas, la cantidad de cianuro presente es tan mínima que el organismo se encarga de la desintoxicación sin causar ninguna consecuencia. Así que quédate tranquilo: si te tragás las semillas, no te preocupes.

Haciendo un cálculo extremista para cuantificar el efecto del cianuro en nuestro cuerpo, podríamos decir que según en CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos) una dosis mortal para una persona de 70 kilogramos es de 1 o 2 miligramo por kilo.

Por lo tanto, para consumir una dosis fatal, una persona debería comer aproximadamente 20 "corazones" de manzanas o 200 semillas de manzanas bien masticadas.

Beneficios para la salud

Quercetina es un flavonoide, es un polifenol, un tipo de sustancia producida por las plantas, que forma parte de los químicos que tiene la manzana y también está en la cebolla. Los polifenoles producen efectos epigenéticos, o sea, estimulan ciertos genes de nuestro ADN sin modificar la secuencia (código) del genoma.

La manzana es la fuente más importante en la dieta de polifenoles

Los polifenoles son compuestos naturales que se encuentran principalmente en frutas, verduras, vino, café, té, yerba mate, nueces, chocolate, aceite de oliva, cerveza, maní y cereales. Más de 8.000 compuestos fenólicos diferentes se han identificado en plantas. Los polifenoles tienen efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anticancerígenos.

Ayuda a prevenir el Alzheimer

Una manzana por día ayuda a prevenir la enfermedad de Alzheimer, siendo el tipo de demencia más frecuente. La demencia es un pérdida progresiva de funciones cognitivas como la memoria, la concentración, la orientación, la atención y el lenguaje. Se estima que para el año 2050, la prevalencia se cuadruplicará y afectará a 1 de cada 85 personas en el mundo. La sustancia quercetina presente en esta fruta estimula el gen GADD34 mejorando las capacidades cognitivas, especialmente la memoria. Este descubrimiento reciente sobre la quercetina podría llegar a ser fundamental para tener un mejor conocimiento de esta enfermedad devastadora no solamente para la persona que se "desconecta" de la realidad, sino también para toda la familia que sufre el deterioro de su ser querido. A su vez, esta sustancia podría llegar a ser un gran avance en el campo de investigación para identificar un tratamiento efectivo.

Tiene propiedades anticancerígenas, especialmente para el cáncer de pulmón

Se estima que una dieta sana puede prevenir hasta un 30% de todos los tipos de cáncer. Y, en esta acción positiva, los polifenoles juegan un rol clave.

Las manzanas también tienen un efecto anticancerígeno en el colon (intestino grueso) y el hígado. Se ha demostrado que 100 gramos de manzanas frescas tienen una actividad antioxidante equivalente a 1.500 miligramos de vitamina C. Lo que confirma nuevamente que los antioxidantes naturales son más efectivos que los suplementos vitamínicos.

¿Cómo incorporar la manzana a mi dieta?

Llegar a comer tres por día es bastante, pero si un nutricionista lo recomienda como parte de una dieta balanceada, también posee un efecto deseado ya que ayuda a perder peso.


 Shutterstock 162
Shutterstock 162

Es fácil porque seguramente como es una de las frutas más consumidas, ya la comes como postre o "snack". Como "snack" es una buena manera para reemplazarla por las papas fritas o cualquier otra comida "chatarra", especialmente para los chicos o adolescentes.

Jorge Dotto es médico patólogo (UBA) y genetista. Autor de Genética. Como puede cambiar nuestras vidas @JorgeDotto.