AFP 163
AFP 163

Las fuerzas kurdas iraquíes liberaron este viernes Sinjar, una ciudad del norte de Irak que estaba en manos del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).

Los kurdos lograron cortar la carretera 47, una de las principales rutas de suministro del ISIS con la vecina Siria, que pasa por Sinjar, y entraron en la ciudad al día siguiente.

El éxito de los kurdos ha sido celebrado por Estados Unidos, que dio apoyo aéreo en la operación. Sin embargo, Barzani ha dejado claro que la batalla por Sinjar será seguida por un conflicto político. "Sinjar fue liberada por sangre peshmerga (soldados kurdos) y pasó a formar parte del Kurdistán", advirtió Barzani.

Bagdad se ha opuesto siempre a las ambiciones kurdas de ampliar su comunidad autónoma mediante la incorporación de nuevos territorios arrebatados al ISIS.

Ciudad clave

Sinjar, situada cerca de la frontera siria, era una localidad clave para los yihadistas porque bordea una carretera utilizada por el ISIS para hacer circular hombres y material entre sus bastiones de Mosul en Irak y Raqqa en Siria.

Por la mañana, combatientes peshmergas entraron a pie, desde el norte, en la ciudad que tratan de conquistar desde el jueves con apoyo internacional.

"Sinjar fue liberada por sangre peshmerga y pasó a formar parte del Kurdistán", advirtió Barzani.

El paisaje es desolador, con numerosas casas, tiendas y coches destruidos. La televisión kurda mostró imágenes de milicianos haciendo señales de victoria mientras atraviesan los caminos de acceso.

 Reuters 163
Reuters 163

La estrategia de la ofensiva

El ataque fue lanzado desde tres frentes -norte, este y oeste- en diferentes momentos. Primero, el ataque fue llevado a cabo desde el norte, junto a la ladera de las montañas de Sinjar, con fuerzas de infantería.

En la zona del este, decenas de combatientes pudieron infiltrarse en los barrios orientales de la ciudad.

Finalmente, desde el oeste, otra fuerza logró alcanzar el centro de la ciudad, en medio del estallido de violentos enfrentamientos en los barrios residenciales.

La ofensiva kurda contó con el apoyo aéreo de los Estados Unidos

Antes de la ofensiva, se llevaron a cabo bombardeos aéreos y de artillería con el objetivo de limpiar un gran número de caminos minados y zonas donde los yihadistas colocaron explosivos.

En los ataques por tierra se utilizaron también vehículos blindados, algunos de ellos pertenecientes a la coalición internacional, según un comunicado del Consejo de Seguridad de la región del Kurdistán.

 AFP 163
AFP 163

Por su parte, una fuente de seguridad kurda dijo a Efe que la campaña, bautizada como "Liberación de Sinjar", contó con la supervisión directa de Barzani.

El líder del octavo regimiento de las fuerzas kurdas, Luqman Kuli, dijo que los avances por el norte, este y oeste de la ciudad fueron rápidos, debido a la huida de los yihadistas.

Además, añadió que los "peshmergas" lograron bloquear los diferentes accesos a Sinjar, después de que llegaran también a la zona sur, a través de la creación de un frente meridional para defender las zonas exteriores y otro alrededor de la ciudad para impedir la huida de los yihadistas.

Kuli explicó también que decenas de cadáveres de los extremistas están desperdigados por Sinjar y añadió que las fuerzas kurdas destruyeron varios coches bomba que el EI había utilizado para atacarles, antes de que estos explotaran.