Fuerza Bruta: diez años de talento y creatividad

El grupo lo festejó en Buenos Aires. Magia y adrenalina de la mano de este fantástico colectivo teatral. VIDEO

Hace apenas unos meses, convocaron a más de 70 mil espectadores en el Ginásio Mauro Pinheiro, en San Pablo, Brasil. Y van por más. El éxito parece estar de su lado, y no es para menos: desde su debut en el año 2005, visitaron 50 ciudades en 3 continentes, donde los vieron 3 millones de espectadores en más de 5.000 funciones, una carrera impresionante para Fuerza Bruta, el colectivo artístico que reinventó las artes escénicas, no sólo en Argentina, sino en todo el mundo.

Definir lo que hacen no es simple. O sí. Teatro primitivo, teatro físico, pero condimentado con tecnología. Es un espectáculo visual, pero también auditivo y –sobre todo– sensitivo. La compañía se nutre de tantos recursos como pueden: teatro y danza en sus sentidos más convencionales, pero también danza-teatro, mimo, acrobacia y técnicas del circo, que se mezclan con proyecciones, escenografía, cosas que se mueven y gente que vuela en un espectáculo donde la clave es la "inmersión" del espectador.

 EFE 162
EFE 162

Experiencia inmersiva

La conexión que establecen con la audiencia es una de sus firmas más características. Constantemente buscan estar en contacto con el espectador, haciéndolos sentir parte de esa experiencia. "La gente hace al show, sin ellos no sería posible", dijo Tomás Wurch, integrante de Fuerza Bruta. Las sensaciones que provocan, la reacción de la gente, cómo se involucran en cada propuesta –todas con un fuerte componente lúdico, muchas de ellas con una audacia inaudita para el que esté acostumbrado a solo sentarse en una butaca a mirar– hacen que cada función sea diferente.

"La gente hace al show, sin ellos no sería posible"

Laila Dipace, actriz y bailarina, dijo que todo depende del país que visiten. Y explicó que "lo físico modifica" porque la reacción del público es diferente, "hay noches en que tenemos que bajar un poco la energía y otras en que la subimos, depende de cómo reaccione la gente". Por eso Fuerza Bruta rompe los límites tanto del teatro como del circo, porque involucra. Apuesta fuerte y siempre gana.

A contramano de lugares comunes, se distancian del concepto de "teatro del futuro", pero también de los formatos del pasado, donde una misma obra se repite una y otra vez. "Fuerza Bruta es ahora. Es una inmersión de los sentidos. La experiencia Fuerza Bruta despierta los sentidos y produce una explosión de felicidad brutal. La experiencia Fuerza Bruta es una experiencia colectiva y personal a la vez", se definen a sí mismos.

Historia bruta

Fuerza Bruta surgió como un desprendimiento del colectivo De La Guarda, de la mano del argentino Diqui James, uno de los creadores del fenómeno De La Guarda. A lo largo de su extensa carrera, se han presentado en ciudades como Londres, Lisboa, Madrid, Barcelona, Nueva York, Bilbao, Edimburgo, Belín y en locaciones tan remotas –geográfica y culturalmente– como Taipei, Tel Aviv o Manila, demostrando que su propuesta trasciende todo tipo de barreras.

Momento clave de su carrera: el 25 de mayo del 2010 fueron parte vital del acto central de los festejos del bicentenario de la independencia argentina.