Cuando en 2008 un documental titulado Man on wire ganó el Oscar en su rubro, muchos descubrieron por primera vez el nombre de Philippe Petit, un artista francés que entre sus muchas proezas había logrado cruzar caminando sobre la cuerda floja de una torre a otra en el mítico World Trade Center de New York.