162
162

El nombre médico es hidropesía o edema. No es una enfermedad, pero sí un síntoma de que algo más está sucediéndole al cuerpo. Se traduce en hinchazón, en sensación de pesadez, en la frustración por esos pantalones que antes cerraban, pero ya no.


La retención de líquido se da, justamente, por una acumulación de fluidos en los tejidos del cuerpo. Aparece cuando hay un desequilibro entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de una zona del cuerpo a otra.


Algunos factores orgánicos que la generan son los trastornos circulatorios o enfermedades de otros órganos. Igualmente existen cosas cotidianas como el estrés, el sedentarismo, el exceso en el consumo de ciertos medicamentos y el clima que generan edematización.


Por ejemplo, cuando hace calor y se dilatan los vasos sanguíneos, puede producirse como consecuencia inflamación en el abdomen o las piernas. La obesidad, la menopausia y las várices multiplican este trastorno. Además, una ingesta deficiente de proteínas aumenta el nivel de líquidos retenidos en el cuerpo. Los alimentos procesados, con su contenido de químicos que alteran el balance del cuerpo, tampoco ayudan.


El embarazo es otra de las grandes causas de la retención de líquido –sobre todo en tobillos y pies, aunque también puede darse en la cara y en las manos–, consecuencia de los cambios hormonales.


 162
162
Cómo evitar la retención de líquidos

  • Realizar ejercicio
  • Tomar dos litros de agua por día para desintoxicar
  • Consumir alimentos bajos en sodio (frutas y verduras)
  • Consumir infusiones en ayunas
  • Consumir alimentos altos en potasio
  • Elevar las piernas varias veces al día
  • Evitar la ropa ajustada
  • Disminuir el consumo de sal