162
162

Los jueces Horacio Piombo y Benjamín Sal Llargués enfrentarán un juicio político que podría destituirlos de su cargo por rebajarle la pena a un hombre condenado por violar a un nene de seis años, argumentando que la víctima tenía tendencias homosexuales. Sumado a esto, ambos sufrieron una condena social que llevó a que Piombo perdiera su trabajo como docente en la universidad de Mar del Plata.

Cristina Fioramanti (senadora provincial del Frente para la Victoria), Mara Brawer (diputada nacional FpV) y Guido Lorenzino (diputado provincial FpV) hablaron en InfobaeTv sobre el presente de la causa: "Los jueces ya tienen pedido de juicio político", comenzó Fioramanti, quien recordó que ambos ya habían sido denunciados en 2011 por el caso del pastor que abusó dos adolescentes y también le bajaron la pena porque las víctimas provenían de barrios de clase social baja y entonces estaban acostumbradas a iniciar las relaciones sexuales temprano.

"Tiene que ver con la presencia en la sociedad argentina de ideologías machistas, homofóbicas, clasistas, que hemos encontrado en nuestros jueces. Uno no solo evalúa conocimiento. Vos no podes tener un juez que cree que una mujer que usa minifalda puede ser violada o que incita a la violencia", consideró al respecto Mara Brawer.

Y agregó: "Los jueces tienen que estudiar el nuevo Código Civil y Comercial y es una buena oportunidad para que se hagan capacitaciones con perspectiva de género, con perspectiva a la diversidad, con relación a los jueces que ya están en ejercicio".

Por su parte, Fioramanti también opinó sobre la decisión de la universidad de Mar del Plata de no renovarle el contrato a Piombo: "Si yo formara parte de un grupo, si fuera alumna de una universidad donde Piombo es profesor titular de cátedra, en el momento en que entrara a la clase me levantaría y me iría. Nunca fui partidaria de los escraches pero no quiero estar en el mismo ámbito en el que esté algunas de estas personas".

Guido Lorenzino, otro de los impulsores del juicio político detalló: "Estamos en la etapa final de la instrucción y en los próximos días deberíamos volver a convocar a través del presidente de la Corte, que es quien preside el jurado de enjuiciamiento, y tomar una definición respecto al desenlace final que es o aceptar que siga en el cargo o suspenderlos preventivamente y empezar la etapa formal de la acusación".

Y opinó: "Tengo una convicción que en este caso tiene una matriz de construcción de los fallos que dista del sentido común y eso es lo que invalida actuar como magistrado. Por eso me parece que el camino está claro y que el sentido común de todos nosotros nos va a llevar a lo que la sociedad hoy piensa".

Marcha en La Plata

Estudiantes y organizaciones sociales de Derechos Humanos se manifestaron en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de La Plata para reclamar la expulsión de Piombo, quien ejerce como docente en esa institución.

Los manifestantes tomaron el decanato para exigir que las autoridades se expidan sobre el caso y para pedir que se inicie el juicio academico contra Piombo, pero que al mismo tiempo deje de dictar clases en la cátedra Derecho Internacional Público, de la que está a cargo.

"Este tipo de personaje no tiene nada que hacer en la universidad pública. Tanto desde el decanato como el rectorado tienen que tomar una decisión clara y expulsarlo", señaló ante la prensa Darío Estevez, presidente de la Federación Universitaria de La Plata (Fulp).

Este martes, la Facultad de Derecho de Mar del Plata anunció la rescisión del contrato de Piombo, quien también ejercía en una cátedra en esa universidad.

 162
162