Muchas miradas estaban puestas sobre Ricardo Centurión cuando su equipo, el San Pablo, pisó suelo argentino para visitar a San Lorenzo por el Grupo 2 de la Copa Libertadores. Tal era la repercusión que genera su vuelta al país que el propio sitio oficial del conjunto 'tricolor' le había realizado una nota especial a él en la previa del compromiso 'copero'.

Sin embargo, el regreso a su tierra no fue el ideal. No sólo su equipo perdió por 1 a 0 frente al 'Ciclón', sino que además sus actitudes posteriores fastidiaron a varios simpatizantes del conjunto 'paulista' (comenzando por el hecho de que jugó un tiempo y fue bastante recriminado por sus compañeros como consecuencia de su individualismo). La más polémica pasó por haber sido escrachado en un boliche de Quilmes apenas unas horas después de haber perdido (siendo esto lo que más molesto).

Si bien algunos le dejaron pasar esa actitud, teniendo en cuenta que había recibido un permiso especial para quedarse en el país un día más junto a sus familiares y aprovechar que no tendría entrenamiento, luego sufrió un infortunio que terminó de colmar algunos ánimos.

¿Qué sucedió? El volante perdió el vuelo que tenía programado para hoy por la mañana por haberse quedado dormido, según informó el club brasileño. Ante esto, mientras sacó un nuevo pasaje para mañana a primera hora, el San Pablo ya avisó que tendrá que pagar una multa económica como castigo.