NA 162
NA 162
 NA 162
NA 162
 NA 162
NA 162

La disputa por lograr este año una recomposición salarial en paritarias será de lo más dispar entre los distintos sindicatos. Mientras los gremios afines al kirchnerismo intentarán que el pedido a las patronales no se aleje demasiado del "techo" que marcó el Ministro de Economía Axel Kicillof -pidió que fueran menores al 30%-, otros más combativos o aliados al moyanismo irán por mucho más que eso.


Prueba de ello son los reclamos que, según trascendió, realizan por estas horas dos gremios claves a la hora de marcar la temperatura del resto de los sectores.


Por un lado, Comercio, el gremio que maneja Armando Cavallieri desde hace casi 30 años, quedaría a solo un punto de cumplir con el mandato del Gobierno. El planteo de los mercantiles, de acuerdo a lo que publicó el sitio Infogremiales, sería cercano al 30% a pagar en dos cuotas, más tres sumas fijas no remunerativas de $1200. Si bien todavía no hubo ninguna presentación oficial, el reclamo iría en línea con lo que se arregló en año pasado, un 27% de aumento anual y dos sumas fijas de $1200.


La intención del SEC sería que los ajustes se cobren un 15% en abril y el restante en octubre, en tanto que los pagos adicionales impactarían los meses de julio, agosto y noviembre.


Según pudo averiguar el medio de manera extra oficial, los empresarios verían con buenos ojos la propuesta, ya que la consideran razonable.


La contracara de eso la personifica el titular de la Federación Obreros de Estaciones de Servicio, GNC, Garages, Playas de Estacionamiento, Lavaderos de Autos y Gomerías (FOESGRA), Carlos Acuña, quien solicitó "un piso de un 45 por ciento" para recuperar el poder adquisitivo que "derrumbó" la inflación.


La cifra mencionada por Acuña se ubica un 15% por encima del techo que intentaba colocar Kicillof a los aumentos salariales. "No podemos pedir menos", se justificó Acuña. Y dijo que están dispuestos a tomar "medidas de fuerza" para forzar un acuerdo conveniente al bolsillo de los trabajadores del gremio.


El pliego presentado por el secretario general fue avalado en una asamblea por el resto de los dirigentes del sindicato en la Capital Federal.


Desde las cámaras patronales ya hicieron saber que rechazarán esa cifra, a la que calificaron como un "disparate". En diálogo con el sitio Surtidores, el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA), Oscar Díaz, aseguró que "otorgar un aumento como el que pretende el gremio obligaría a muchas empresas a reducir personal".


"Pretender un incremento del 45 por ciento es un verdadero disparate que de ninguna manera vamos a convalidar", dijo Díaz. Y añadió: "Nuestro sector ha hecho un esfuerzo muy importante para preservar el poder adquisitivo de los trabajadores. Lamentablemente parece que esto no es valorado. Los empleados de las estaciones de servicio son los que mejor remuneración tienen comparado con actividades afines".


El año pasado, Foesgra logró un incremento salarial del 36 por ciento a pagar en dos cuotas. Nada mal comparado con lo que lograron otros gremios.