Reuters
Reuters

Como sucede en cualquier país del mundo, para que un producto llegue a la mesa de los consumidores debe pasar primero por una serie de etapas. En Venezuela, el gobierno mantiene el control de todas las fases del proceso y también el monopolio de la gestión.

De acuerdo a lo que publica El Nacional, el chavismo intenta solucionar la caída de la producción agroalimentaria con la importación de rubros básicos.

"El gobierno controla el abastecimiento de alimentos a partir de su ideología socialista", sostiene Tomás Socías, asesor y ex presidente de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos. Y dice que con la liquidación de las divisas, el Ejecutivo domina la entrega de insumos para los agricultores. También fija los precios que pagará a los productores del campo por su cosecha, y el que cancelará el consumidor para llevar el alimento a la mesa. Igualmente regula los precios y las ganancias de las empresas.

También, y como si fuera poco, se encarga de distribuir los alimentos a sus redes Pdval, Mercal y Bicentenario y suprime el despacho a las zonas de su elección con la Guía Única de Movilización de la Superintendencia Nacional Agroalimentaria. El requisito es indispensable para la distribución de los alimentos. En diálogo con el mismo periódico, el experto afirmó que con la no emisión "provocan desabastecimiento de los productos básicos en los destinos que no consideran adecuados, es decir, los contrarios a su ideología".

Otro dato importante, es que en 2014 la producción de carne cayó 50% y la de leche, 70%. La merma se debe a la "falta de insumos para la producción", afirmó Rubén Darío Barboza, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, al diario El Nacional.

La producción de carne cayó 50% y la de leche 70%

En 2010 el gobierno expropió Agroisleña y la convirtió en Agropatria. A partir de ese año, la empresa estatizada asumió el control del despacho de insumos agrícolas, financiamiento a los productores y asistencia técnica.

Antes de la nacionalización, los productores podían conseguir en las tiendas una amplia variedad de agroquímicos. "Ahora faltan semillas de pasto, fertilizantes, equipos biológicos, herbicidas, vacunas, alimentos concentrados, tractores, aceites, combustible y repuestos para las maquinarias", subrayó un productor en diálogo con el mismo diario.

Reuters
Reuters

La represión, la receta de Nicolás Maduro para enfrentar la escasez

En la última semana, al menos 16 personas fueron detenidas en Venezuela por protestar contra las largas colas que se forman en la búsqueda de productos de primera necesidad.

Según reportes de medios locales, las personas fueron detenidas en colas a las afueras de supermercados por mostrar carteles con mensajes de protesta, o tomar fotos de las colas y, otras, por alzar su voz en señal de desaprobación.

Desde principios de año, miles se han agolpado en supermercados y abastos para conseguir desde papel higiénico hasta detergente, luego de una temporada navideña que arrasó con los anaqueles y profundizó la escasez del país.

Hace dos semanas, el gobierno de Nicolás Maduro envió a la policía militar a resguardar las enormes colas pero, aún así, actos de violencia se han replicado a lo largo del país.

 Reuters 163
Reuters 163

El fin de semana del sábado 10 y domingo 11 de enero, ocho vehículos de la empresa nacional de comunicaciones, Cantv, fueron quemados en la ciudad sureña de Puerto Ordaz luego que desconocidos lanzaran una bomba Molotov al interior de una sede de la empresa.

En un local de la red de abastos del gobierno, Pdval, a las afueras de Caracas, consumidores lanzaron piedras a la puerta de vidrio de la entrada, exigiendo la venta de productos regulados.

Para evitar escenas como las anteriores, el Defensor del Pueblo, Tarek Saab, dijo el lunes pasado que acordó con el Gobierno una serie de medidas. "Es nuestra competencia tratar que (las colas) sean lo más humanas posibles", dijo el funcionario.

Saab informó a medios locales que, entre otras medidas, se implementa un plan piloto en redes estatales para limitar la venta de alimentos a un día específico en la semana, de acuerdo al número final de la cédula de identidad.

En supermercados estatales de la capital vendían el lunes alimentos a las personas que tenían números de identificación que terminaran en 0 y 1 únicamente, reportaron medios.

A pesar de las colas, el gobierno de Maduro ha negado la escasez y ha denunciado una campaña "manipuladora" para generar inestabilidad y zozobra en el país. "Si en Venezuela no hubiese comida, no tendríamos estas colas que tenemos aquí", dijo el ministro del Despacho de la Presidencia, Carlos Osorio.