163
163

"No morí. Lo confirmo todos los días por la mañana. Y hoy, otra vez amanecí, hasta guapo diría yo", escribió en su cuenta de Twitter Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, el 4 de noviembre de 2013.


Es el último de una larga lista de tuits que publicó para desmentir su muerte, algo que los medios y las redes sociales se habían acostumbrado a anunciar en los momentos finales de su vida.


Esa insistencia lo había llevado a preguntarse, el 30 de abril anterior, "¿Será que alguien lleva la cuenta de cuántas veces me han dado por muerto?".


Lo cierto es que, si bien a veces pasaba muchas semanas sin publicar nada por sus problemas de salud, en muchos casos era porque no estaba habituado al uso de Twitter. Por eso se preocupaba constantemente por tranquilizar a sus seguidores.


Este tipo de mensajes se remontan a dos años atrás, en 2012. El 24 de octubre de ese año escribió: "Fíjense que hoy chequé y no, todavía no me muero... Ni en Twitter ni en ningún otro lado. Saludos de su amigo Chespirito".


Roberto Gómez Bolaños se unió a Twitter en mayo de 2011. En tres años y medio escribió 3.059 tuits y construyó un verdadero canal de comunicación con sus admiradores en todo el mundo.


Hoy, a 24 horas de su muerte, sus 6,7 millones de seguidores pueden dejarle allí sus mensajes de despedida.