162
162

La contribución que Hector Xavier Monsegur, conocido como Sabu, ha sido fundamental para que el FBI y las unidades especiales de expertos de ciberespacio hayan podido parar en los últimos dos años al menos 300 ciberataques que tenían como objetivo instituciones públicas y privadas de Estados Unidos: del ejército al Congreso, pasando por colosos como Walmart.


Según se desprende de documentos hasta ahora mantenidos en secreto y a los que ha tenido acceso The New York Times, Monsegur ha sido un auténtico colaborador de justicia. Su cooperación con los investigadores ha sido definida por los jueces como "extraordinaria".


Y como todo "arrepentido" que se respete, Monsegur tiene una vida secreta, que le ha sido garantizada por los federales que vigilan sobre su incolumidad y la de su familia. Nadie sabe donde vive y probablemente le ha sido asignada una nueva identidad.


No en vano, con sus revelaciones, el ex criminal de la web permitió al FBI cazar al número uno de los "hacker" de Estados Unidos, que estaba en el primer puesto entre los más buscados: Jeremy Hammond, "boss" indiscutible de Anonymous, quien ahora está en la cárcel descontando una pena de 10 años de reclusión.


 162
162

Fue un duro revés para la organización que, como era de esperar, los ex "compañeros" no le han perdonado, por lo que toda la Red está invadida de insultos y amenazas contra Monsegur, sometido por las autoridades a un programa especial de protección.


La sentencia de su proceso es esperada para dentro de un semana, ante la Corte del distrito federal de Manhattan. Las acusaciones son duras, de conspiración a otros delitos menores, por lo que podría ser condenado a numerosos años de cárcel.


Los abogados de Monsegur, sin embargo, han pedido un descuento de pena, lo que de producirse sentaría un precedente que podría abrir la puerta a una nueva estrategia para hacer más eficaz la lucha contra los ciberataques, ya que los colaboradores de justicia podrían multiplicarse.


Seguramente se trata de una posibilidad que no haría mucha gracia a Anonymous y al ejército de "hacker" en circulación.