Rusia lleva su gas a China por 400 mil millones de dólares

 AFP 163
AFP 163

Luego de una década de negociaciones, Gazprom por el lado de Rusia y la Corporación Nacional de Petróleo por el de China arribaron a un acuerdo en el que "el precio fue satisfactorio para ambos lados", según el presidente Vladimir Putin.


El contrato fue firmado en un encuentro en Shanghai. A partir de 2018, Rusia empezará a proveer gas a China para eventualmente alcanzar los 38 mil millones de metros cúbicos (m3) anuales. Se prevé que cada m3 costará u$s350, según informaron medios rusos. Ante esta noticia, las acciones de Gazprom subieron su valor en un 2 por ciento.


Rusia cedió a las demandas chinas porque necesita un nuevo mercado donde vender su gas

Según un análisis de la BBC, el motivo por el que Rusia cedió frente algunas demandas de China es que necesita un segundo mercado donde vender su gas para poder enfrentar las sanciones impuestas por Europa, especialmente si se tiene en cuenta que el traspaso de gas recién iniciaría dentro de cuatro años.


Lo que es aún más importante, aunque Putin no haya logrado el más conveniente de los acuerdos, al abrir sus puertas económicas China podría empezar a invertir en la infraestructura de transporte y energía de Rusia.


"El acuerdo tiene un valor simbólico, ya que demuestra que ambos países están preparados para trabajar juntos. Es similar a las inversiones chinas en África: hacen acuerdos duros pero luego proveen infraestructura para el desarrollo de las economías de los países con los que negocian", explicó Rain Newton-Smith, jefa del departamento de Mercados Emergentes de Oxford Economics.


Por otra parte, el presidente de la Comisión Europea (CE), una rama de la Unión Europea (UE), José Manuel Durao Barroso pidió que no se interrumpa el suministro de gas a Ucrania hasta que terminen las negociaciones. "Mientras los contactos trilaterales estén en curso, el flujo de gas no debería ser interrumpido. Cuento con que la Federación Rusa mantenga su compromiso", declaró.