Colón de Santa Fe hizo un Torneo Final estupendo, pero el descenso fue el resultado final

para el equipo de

, quien había hecho los méritos suficientes como para no irse a la B Nacional porque a base de esfuerzo y con muchas desventajas en relación a sus competidores (un club fundido como primera medida) estuvo a un paso de salvarse. Sin embargo,

sobre el 'final' se pinchó y se fue a la segunda división,

a pesar de una producción de 30 puntos.


Luego del espantoso Torneo Inicial 2013, con un club que finalizó último con seis puntos, sin Presidente por la salida de Germán Lerche (a quien buscaban para linchar) y con la salida de Mario Sciacqua como técnico, el club decidió llamar (con Eduardo Vega -el médico del plantel- de nuevo titular) a Osella. De esta manera, un DT ignoto para la categoría llegaba a una institución que además tuvo seis puntos de descuento por una deuda de la gestión anterior con Juan Carlos Falcón. Justamente, esas unidades lo condenaron a la 'B'.


Osella no venía bien en Patronato, pero llegó haciendo 'pata ancha' y en su primera conferencia avisó: "El que venga a Colón debe saber que viene a la guerra". Así, el club empezó a buscar refuerzos, porque la mayoría de los profesionales se habían ido producto de la profunda crisis institucional y económica (Iván Moreno y Fabianesi, Sebastián Prediger, Ronald Raldes, Bruno Urribarri, Luciano Leguizamón y Rubén Ramírez) y tuvo que poner a muchos juveniles como Lucas Alario y Facundo Curuchet, entre otros. Además, tuvo la suerte de acertar con los refuerzos, ya que Ezequiel Videla -el ex volante de Instituto- fue uno de los mejores del equipo en certamen.


El debut fue con derrota 3 a 0 ante Racing en Avellaneda

Muchos apostaban que se venía a pique y que su buena campaña era una 'Primavera'. Pero lejos de achicarse, Colón siguió sumando (perdió con Lanús en la fecha 11) y llegó hasta la jornada 16 con chances concretas de escaparse. Sin embargo, la derrota con Estudiantes en Santa Fe por 2 a 0 (Fecha 17) lo complicó bastante y el equipo se olvidó de la punta (la gente en un momento se ilusionó) y se pasó a enfocar de lleno en la salvación. Pero perdió 2 a 0 en Liniers la jornada siguiente y producto de las buenas campañas de sus competidores (Godoy Cruz y Olimpo), llegó en descenso al partido ante Olimpo, que finalmente lo condujo a un desempate por la permanencia. No obstante, Atlético de Rafaela lo venció 1-0 en Rosario y lo castigó al descenso. Para colmo de males, Osella abandonó su cargo. Dolor con todas las letras.


LOS NÚMEROS DE LAS TEMPORADAS QUE LO LLEVARON AL DESCENSO: