163
163

¿Malos tiempos corren para la industria de las bebidas gaseosas en EEUU? Un informe de Beverage Digest confirmó una caída del 3% en las ventas de 2013, comparadas con el año anterior, cerrando así nueve años consecutivos de baja.

Los estadounidenses toman más conciencia sobre los problemas de obesidad y salud, por eso, la industria comenzó a percibir una reducción de las compras de las bebidas carbonatadas y azucaradas, como las clásicas Coca Cola, Pepsi Cola y Mountain Dew, entre otras.

Pero ahora se suma un problema adicional: las bebidas diet, que fueron la esperanza de recuperación de ventas, también comenzaron a caer. Cuando EEUU empezó a mostrar preocupación por el alto consumo de azúcar, la industria de las gaseosas encontró una tabla de salvación en las endulzadas artificialmente y de bajas calorías. El modelo "cero calorías" se impuso, pero ahora los consumidores empiezan a darle la espalda.

Según una nota publicada por The Wall Street Journal, las ventas minoristas de bebidas gaseosas cayeron 1% en 2013, hasta u$s76.300 millones.

Un caso paradigmático es el de Coca Cola Light, cuyas ventas cayeron 6,8% en 2013, mientras que los productos de la línea Coca Cola experimentaron una baja de 0,5 por ciento. Con Pepsi Cola ocurre algo similar. La versión dietética cayó 6,9% el año pasado y la línea de productos de la marca cedió 3,6 por ciento.

Estos resultados muestran que entre los gigantes de las bebidas cola, Coca ganó algo más de participación, hasta 42,4% desde 42% anterior, mientras que Pepsi cayó a 27,7%, desde 28,1 anterior.

Los consumidores de EEUU han extendido sus preocupación a las bebidas dietéticas, a partir de informes y sospechas de que productos como el aspartamo y otros edulcorantes podrían no ser buenos para la salud, a pesar de que los estudios realizado por la FDA sostienen que no presentan ningún tipo de contraindicación. Adicionalmente, el debate sobre supuestos cambios en el metabolismo que podrían tener relación con el consumo de bebidas gaseosas se ha colado entre las razones que motivan una reducción de la ingesta de refrescos.

El volumen total de ventas cayó 3% durante 2013 en las bebidas carbonatadas, mientras que en las fabricadas a base de frutas se observó una baja de 1,9 por ciento. Los dos sectores que han mostrado un aumento de las ventas han sido las deportivas, con un 0,6%, y las energizantes, que subieron 5,5 por ciento.