162
162
 162
162

Los green vivants parecen pisar fuerte en la ciudad y son verdaderos concientizadores de la calidad de vida y el cuidado del medio ambiente sin estridencias pero con buen gusto y calidad. En los últimos seis años en la Argentina han sabido hacer escuchar su voz en diversos temas y sobresalir entre una larga lista de ecotribus urbanas que pujan por un lugar.

Ellos eligen desarrollar sus ideas y hábitos saludables en el propio contexto y entorno en donde viven: la ciudad. Allí el primer desafío. No se trata de vivir mejor en el medio de un paisaje bucólico rodeado de montañas, sino de lograrlo en la propia jungla de cemento. Los green vivants saben que la tarea será ardua porque la ciudad no parece estar lista para vivir de manera más saludable, pero sí para introducir hábitos green y lograr flexibilidad.

Adrián Montesoro es creador del sitio web que reúne la movida GV en la Argentina www.greenvivant.com y captó desde su propia experiencia esta tendencia urbana: "Los green vivants optamos por vivir en la ciudad pero rodeado de alternativas y hábitos más saludables, la entrada al mundo GV es sin resignar calidad. En los últimos cinco o seis años a nivel gastronómico, por ejemplo, crecieron cientos de propuestas que se fueron profesionalizando. Y resulta que el lugar es hermoso, comés rico, sano, sabés de dónde vienen los productos y además trabajan con alimentos y productos que provienen del comercio justo, sin agroquímicos, entre otras cosas. Se trata de una comida con una serie de elecciones ideológicas de por medio con un peso muy positivo para el medio ambiente pero sin perder calidad", resume.

"El emprendimiento del sitio web nace en respuesta al fuerte crecimiento de los "green vivants" que son los ya conocidos "bon vivants" pero más conscientes y eco-friendly, que combinan el buen vivir con prácticas naturales y saludables.

Los green vivants son sibaritas conscientes: disfrutan de las cosas buenas de la vida como la comida, los viajes, el diseño pero lo hacen de manera sustentable y ecológica.

Rutinas green  

Pequeños cambios generan luego grandes cambios y sobre todo fijan conductas para las nuevas generaciones futuras, una de las obsesiones de estos sibaritas verdes. De allí que su primer emblema sean las bicicletas.

En los hábitos alimenticios los GV apuestan al mayor cambio cultural pero sin fanatismos, ya que ellos no son veganos, ni vegetarianos extremos; sólo son saludables y sibaritas a la vez. Apuestan al uso de una huerta orgánica en casa o de comprar en mercados orgánicos sobre todo por el origen y tratamiento de los alimentos.

Entre sus rutinas también figuran el reciclado de la basura, comprar en negocios de comercio justo que no cobijen trabajo esclavo,  uso de agroquímicos ni que dañen el medioambiente.

Y estar atento a elegir y cocinar con frutas y verduras de estación. Esto nos convierte en bon vivants conscientes. Hacer pan en casa y en familia. Es más rico y más sano, resume  Adrián Montesoro. La idea no es como en los ´90 lo quiero comer y lo como ya y lo pago a cualquier precio; esa es la mentalidad de un bon vivant de la década del 90. La elección de los alimentos además de que nos gusten también pasa por saber de donde provienen.

Una buena estrategia es la cocina del mercado, según lo estacional, que se consiga fresco y bueno. Y el concepto puede ser aplicado también a la moda sustentable.

Sitio propio

Los green vivants como buena tribu urbana tiene un sitio web que reune toda su movida alrededor del ejercicio de la vida saludable: www.greenvivant.com a través de propuestas gastronómicas, markets, turismo, productos, eventos y actividades.

Usar la energía racionalmente y separar la basura son dos conductas cotidianas que promueve esta eco tribu urbana. Y también se interesan por los grandes temas de la agenda verde mundial como el cambio climático, la contaminación y la depredación de los recursos naturales.

Los GV están contenidos en la franja etaria entre los 30 y 45 años. Por eso en ellos es importante el concepto de futuro y de las nuevas generaciones. No todo termina en ellos.

"Una de las cosas  más importante para los GV es poder instalar conciencia sustentable en nuestros hijos y las futuras generaciones. Por eso alentamos a hacer una huerta orgánica en casa, el pan y cocinar comida casera. Es una manera concreta de acercar a los chicos a estos hábitos saludables", explica Montesoro.

Con un novedoso diseño y funcionalidad práctica, Green Vivant brinda tips alternativos sobre alimentación sana, mercados itinerantes, almacenes orgánicos, espacios verdes, arte y turismo sustentable.

Las empresas eco  

Las marcas globales especialmente apuntan con productos "targetizados" a este segmento de hombres y mujeres (muchos padres jóvenes) de 30 a 45 años que se instalan como una tribu urbana con hábitos eco friendly.

La mayoría está apuntando a este nuevo y prometedor mercado con productos que enfatizan su condición saludable. En el caso de Coca Cola el producto más fuerte al respecto es la campaña de Coca Cola Life, endulzada con estevia. Todo apunta a esta generación de bon vivants eco-friendly.

Agrega Montesoro: "lo que las grandes corporaciones empezaron a ver a este público es una masa crítica importante que consume pero lo hace más responsablemente" .

Y desde Coca Cola argumentan:" El público al que apuntamos con  Coca Cola Life que se lanzó en la Argentina y hace poco tiempo en Chile son personas entre 30 y 45 años que tienen ciertas necesidades satisfechas y empiezan a preguntarse por su futuro, el de sus familias y el de todos.

Hoy, ser "exitoso" pasa por pasar más tiempo con la familia, disfrutar del aire libre y de las cosas simples".