A un mes de conocerse la muerte de la estrella del cine Philip Seymour Hoffman, quien fue hallado sin vida en su departamento, se divulgaron las causas de su fallecimiento, que en un principio las autoridades policiales lo atribuían a la adicción que tenía por la heroína.


Tras someter el cuerpo a una autopsia, la Oficina Forense precisó que la causa del desceso fue por una sobredosis accidental de drogas. El portavoz del organismo, Julie Bolcer, detalló que el actor sufrió una intoxicación aguda de heroína, cocaína, benzodiazepinas y anfetaminas.


Cuando la Policía encontró al Philip Seymour Hoffman muerto en su departamento indicaron que la primera hipótesis de la investigación apuntaba su problema con las drogas. Según varios medios, entre ellos el New York Post, New York Times y TMZ, el actor habría sido hallado con una jeringa en uno de sus brazos.


La estrella de Hollywood consumía lo que se conoce como "speedballing", una mezcla de cocaína y heroína que se inyecta o inhala, una practica que es cada vez más común entre los consumidores. Una combinación mortal y que terminó con la vida de otros actores famosos como River Phoenix o John Belushi.