EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

Este lunes Uruguay marchó en el Día Mundial por la Eliminación de Todas las Formas de Violencia hacia las Mujeres, encabezado por la organización Mujeres de Negro. Sin embargo, por contradictorio que parezca, el código penal de ese país, en su artículo 36, habilita al juez en cuestión a exonerar al hombre que haya matado o golpeado a una mujer cuando fue provocado por la pasión de un adulterio. Lo mismo corre para las mujeres, según consigna La República.

En esa línea, la diputada uruguaya Graciela Matiaude presentó un proyecto de ley en el Parlamento que, según ella, no tendrá obstáculos para su aprobación. No obstante, la funcionaria fustigó la presente normativa que ampara ese tipo de delito.

"Es imposible aceptar que sea facultad del juez exonerar de pena por los delitos de homicidio y de lesiones, como lo establece el artículo 36 del Cógido Penal vigente, cuando el cónyuge o concubino comete esos delitos por la pasión provocada por adulterio", deslizó Matiaude.

En lo que va de 2013, ya han sido asesinadas 27 mujeres por violencia doméstica, mientras que en 2012 el registro fue de 32, de las cuales 28 fueron mujeres y cuatro niños, según la organización Mujeres de Negro.

El abogado Juan Fagúndez hace un análisis del texto pronunciado por el artículo 36, que faculta de exoneración al juez: "En realidad el homicidio no es por adulterio sino por la pasión que provoca encontrar al cónyuge en la cama con otro, o con otra, porque es para los dos lados. O sea, lo que trata de transmitir la ley es que ante una emoción tan fuerte como esa y si se prueba realmente que eso te nubló la mente, te diría que la muerte de los dos (amante y engañado/a) -en caso de que se diera- podría llegar a quedar impune".

Por su parte, la directora de la División Políticas de Género, Marisa Lindner, agregó que desde enero la justicia dispuso la instalación de 75 tobilleras electrónicas para personas de alto riesgo de violencia doméstica.

"La víctima se siente acompañada, todos los días se la llama, hay un acompañamiento. Al ofensor también se lo llama, se lo contiene o ellos mismos llaman, algunas veces personas que tienen un grado de agresividad alto en vez de irse a donde está la víctima aprietan el botón de pánico y hablan con el equipo explicando cómo se sienten. Si se olvidan de cargar la batería se los llama y si se acercan a donde está la víctima, también", explicó Lindner.

Este tipo de leyes puede explicar, en parte, por qué Uruguay hoy es uno de los países de América Latina que registra más mujeres asesinadas. Según consigna El País, desde el 2005 hay un sostenido crecimiento en estos índices, con un notorio ascenso en los últimos dos años.

Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de 2012, Uruguay es uno de los países donde más mujeres son asesinadas por su pareja o ex pareja.

Uruguay sólo se ubica detrás de República Dominicana y Nicaragua con una tasa de 0,62, con 21 muertes (datos de 2012).