163
163

A pesar de la inestabilidad económica en la que está inmerso el país, el gobierno de Nicolás Maduro sigue aplicando sus duras políticas contra el acceso a divisas para la importación. Esto afectó de manera significativa a los medios de comunicación en los últimos meses por la escasez de papel para la normal impresión de todos sus suplementos. Este fin de semana el diario El Nacional se vio obligado a dejar de imprimir su clásico suplemento El papel literario, que pasará a leerse solamente en su formato web.

"La falta de divisas necesarias para la compra de papel ha alcanzado también a este diario, como a tantos otros en el país", consigna ese medio en su edición del pasado domingo 27 de octubre.

Esta política adoptada por el chavismo no sólo afectó a El Nacional, sino además a otros medios que no comulgan con la línea editorial del gobierno. Mientras algunos se vieron obligados a recortar su tirada, otros directamente debieron cerrar por la falta de recursos.

En el artículo publicado en ese medio, donde se informa la nueva medida del matutino, se cita una idea del presidente-editor Miguel Henrique Otero, quien señaló que "lo que está en juego es nada menos que el derecho de informar".

Desde distintos sectores, tanto de la prensa como de la política se acusa al gobierno de Maduro de querer acallar a la prensa, mientras el oficialismo insiste con su idea de luchar contra los sectores "desestabilizadores".

Por su parte, el artículo lanzado por El Nacional asegura que el régimen chavista "se hacía de un poder total, el de decidir qué puede y qué no puede importarse". En tanto, en la editorial de ese mismo día, el matutino denuncia al gobierno oficialista de haber impuesto una "barbarie" durante los últimos 15 años, a través de la imposibilidad de acceder a los dólares necesarios para la importación de papel.

"Se ha clausurado el paso de los ensayistas, los narradores, los poetas y los críticos que llevan setenta años desde las páginas de El papel literario acompañando al lector", reza la editorial.

Asimismo, el periódico venezolano agrega que el hecho de que no haya papel, no significa simplemente una falta de recursos para los lectores, sino un grave atentado contra toda la sociedad venezolana.

Sin embargo, esta escasez no sólo afectó a El Nacional , sino a otros tantos periódicos que no mantienen la misma ideológica del gobierno. Los diarios El Impulso, La Hora y El Caribazo también tuvieron que reducir sus respectivas tiradas.

Mientras que tres diarios del interior del país, como El Sol de Maturín, Estado Monagas y Antorcha directamente debieron cerrar desde el mes de septiembre.

De esta manera, mientras el gobierno venezolano sigue celebrando sus políticas económicas y cambiarias, la escasez ya no sólo se puede observar en los supermercados con los alimentos, sino además comienza a pegar de maner significativa a los medios de comunicación "opositores".