162
162
 NA 162
NA 162

Luz verde para el acuerdo con Chevron por los yacimientos no convencionales en Vaca Muerta. Como gesto de buena voluntad hacia la compañía, la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, le pidió a la Corte Suprema de Justicia el levantamiento de un embargo por más de 19.000 millones de dólares dispuesta por un juez argentino a la filial local de la petrolera.

El miércoles pasado, la titular de la Procuración planteó que se rechace la decisión "librada por el juez ecuatoriano - dictada en el marco de un procedimiento en que no se aseguró la defensa de los sujetos afectados - es manifiestamente contraria al orden público argentino".

El juez del Juzgado Nacional Civil de Primera Instancia N° 61 Adrián Elcuj Miranda había dispuesto el embargo sobre las acciones, los dividendos y el 40% de los depósitos bancarios futuros de Chevron argentina en noviembre del año pasado. La medida fue dispuesta tras el pedido de la justicia ecuatoriana por una vieja demanda ambiental contra Texaco, una empresa que la firma norteamericana adquirió. En enero, la Cámara de Apelaciones en lo Civil confirmó el embargo dispuesto por el Juzgado de Primera Instancia.

"El interés público de la actividad desarrollada por los recurrentes (Chevron) y la trascendencia económica del embargo me llevan a la convicción de que la decisión apelada puede producir agravios de carácter irreparable a intereses esenciales de la Nación vinculados con la política energética y el desarrollo económico del país. Así el caso involucra una cuestión de gravedad institucional", argumentó Gils Carbó en su presentación.

Chevron es la sexta productora de petróleo del país, con casi un 5% de la oferta nacional según datos suministrados por el Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG). Además, es un socio fundamental de la nacionalizada YPF. A mediados de mayo, las compañías sellaron un principio de acuerdo para explotar petróleo y gas en los yacimientos no convencionales de shale oil en Vaca Muerta, provincia de Neuquén. 

La voluntad de concretar de manera definitiva el negocio es clara. Sin embargo, uno de los motivos por los que continúa demorado se debe a razón del embargo dictado por Ercuj Miranda. En marzo, la petrolera norteamericana hizo público el condicionamiento de la alianza con YPF al levantamiento de la medida judicial.

"No podemos avanzar en un acuerdo mientras esto esté en el medio, porque ellos embargarían dinero que nosotros entraríamos para gastar. Entonces, no podríamos hacer nada de todas maneras", aseguró por entonces el vicepresidente de la multinacional, George Kirkland.

Ante la solicitud de Gils Carbó, Chevron consideró: "La opinión de la Procuración confirma que la orden de embargo ecuatoriana es contraria al orden público y está causando un daño irreparable a la economía argentina. La adopción de la recomendación por parte de la Corte Suprema apoyaría los continuos esfuerzos de Chevron Argentina de ayudar al país a lograr la autosuficiencia energética".