Clinton asume graves errores de seguridad durante ataque al consulado en Bengasi

Una investigación reveló fallos en la protección de la sede diplomática en Libia, en la que cuatro personas murieron el pasado 11 de setiembre. La secretaria de Estado aceptó las críticas y aseguró que mejorará la seguridad de las misiones en el exterior. Lea el informe

 AP 162
AP 162

El informe, recibido este lunes por Clinton y hecho público ayer por el Departamento de Estado a través de su web, critica duramente la "falta de personal experimentado y probado" para garantizar la seguridad del consulado, que estaba siendo protegido al momento del ataque por "milicias locales".

En una carta enviada al Congreso, la secretaria de Estado Clinton sostuvo que acepta todas las recomendaciones (un total de 29, algunas clasificadas) del informe independiente, y explicó que se están tomando medidas concretas para corregir las deficiencias en la protección de las misiones diplomáticas de EEUU, como el uso de 1.300 millones de dólares para el envío de marines adicionales y la mejora de las instalaciones.

Según la investigación, el Departamento de Estado "ignoró" peticiones de funcionarios de la embajada en Trípoli para mejorar la seguridad del consulado en Bengasi antes del ataque del 11 de setiembre, en el que murieron el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, y otros tres compatriotas.

"El Departamento de Estado "esperó (a recibir) advertencias de ataques inminentes para actuar en lugar de adaptar los procedimientos y protocolos en un entorno de deterioro de la seguridad", asegura la investigación.

La parte no clasificada del informe  confirma, además, que no hubo protestas contra un vídeo antimusulmán a las afueras del consulado, como se indicó en un principio, sino que se trató de un ataque en coincidencia con un nuevo aniversario del atentado a las Torres Gemelas. 

Pese a que la investigación culpa a dos agencias del Departamento de Estado, la de seguridad diplomática y la de Asuntos de Medio Oriente, de no haber coordinado un plan de seguridad adecuado para el consulado, no considera que se deba iniciar una acción disciplinaria contra ningún funcionario.

Clinton debía comparecer mañana ante los comités del Congreso que investigan lo ocurrido en Bengasi, pero no podrá hacerlo porque sufrió un desmayo y una caída la semana pasada que le ocasionaron una contusión en la cabeza. En lugar de Clinton comparecerán en el Congreso dos funcionarios de alto rango del Departamento de Estado, William Burns y Thomas Nides.

La actual embajadora de EEUU ante la ONU, Susan Rice, renunció la semana pasada a la posibilidad de ser secretaria de Estado precisamente por la polémica sobre lo ocurrido en Libia, y el cargo seguramente será ocupado por el ex candidato presidencial demócrata John Kerry.

Rice era considerada por muchos la favorita para sustituir a Clinton, pero los republicanos en el Congreso alertaron de que votarían en contra de su nominación porque creen que mintió sobre el ataque al consulado en Bengasi al ofrecer una versión de lo ocurrido que luego resultó ser errónea.