María Ovando, el día después: sin casa ni trabajo y todavía lejos de sus hijos

  162
162
 Gentileza diario El Territorio 162
Gentileza diario El Territorio 162

El Tribunal Penal de Eldorado decidió absolver a María Ovando, la mujer misionera acusada de "dejar morir" de desnutrición a su hija de tres años, en marzo de 2011. El fiscal, Federico Rodríguez, había acusado a la mujer por el delito de abandono de persona agravado por el vínculo y había pedido una pena de hasta cinco años para Ovando.

A casi 24 horas del fallo que la absolvió, la mujer y madre de ocho hijos, manifestó su esperanza de rehacer su vida cerca de su familia. "Y ahora voy a empezar una vida mejor con mis bebés. Me gustaría aprender a leer y escribir", afirmó en diálogo con Radio Mitre.

Sin embargo, dijo que todavía no logró ver a sus hijos y que durante los 20 meses que estuvo en prisión sólo vio a la más pequeña de todos sus hijos, de dos años de edad. "Hoy tenemos que ir al juzgado de menores. No los vi a mis chicos todavía", aseguró la mujer. Asimismo, dijo que "tenía miedo" que su suegra se los llevara al Paraguay.

Antes de conocer la sentencia, María Ovando había vuelto a proclamar su inocencia. "Quiero volver a estar con mis hijos", aseguró. "Me llevó tiempo llevar a mi hija de tres años al hospital porque no me paró ni un auto. Hice todo lo que podía hacer. No tenía plata, ni nada. Mis hijos habían quedado todos solos", declaró la mujer misionera.

En diálogo con Clarín, dijo: "Me duele lo que pasó, pero ahora estoy contenta porque me dieron la libertad. La verdad es que no esperaba quedar libre porque estuve presa mucho tiempo y pensé que ya era así, perdí lo poco que tenía".

Asimismo, expresó que siente rencor hacia el fiscal porque todo lo que dijo sobre ella fue mentira y que quiere ver a su madre para preguntarle por qué testificó en su contra.

Sobre su futuro, lanzó: "No sé qué voy a hacer, sólo que no quiero volver ahí (a Mado) y tampoco quedarme acá en Eldorado porque hay gente que me tiene mucha bronca y no me gusta. Me gustaría ir a Posadas, trabajar en una panadería... y estar más cerca de una salita para que no me vuelva a pasar esto con un hijo".