El fiscal pidió una pena de cinco años para la mujer acusada de dejar morir a su hija

  162
162

El Tribunal Penal de Eldorado definirá hoy si encuentra culpable o no a María Ovando, una mujer misionera de 37 años que está acusada de dejar morir de desnutrición a su hija, de tres años, en marzo de 2011.

El fiscal, Federico Rodríguez, acusa a la mujer por el delito de "abandono de persona agravado por el vínculo" y podría recibir una pena de hasta 9 años de prisión. Para el letrado "está probado este delito, a través de las declaraciones de los testigos" pero no de la muerte de su hija porque considera que los médicos no fueron precisos al declarar durante el juicio. Según él, la falta de autopsia y la endeblez testimonial de los médicos hacen imposible sostener la imputación con la que Ovando fue enviada a juicio.

Por su parte, organizaciones sociales y derechos humanos consideran que se trata de un caso de criminalización de la pobreza y piden la inmediata absolución de Ovando, quien hoy podría romper el silencio y hacer su descargo.

Durante el juicio, los jueces decidieron no tomar en cuenta los testimonios de los familiares directos de Ovando.

Sin embargo, según Euvarta Godoy Villa, abuela paterna de la nena muerta, Ovando "le pegaba demasiado a su hija, la trataba como perro, la hacía dormir en la cocina", y aseguró que hay testigos que vieron a la niña atada a un árbol próximo a la casa.

El director del Hospital de Mado, Julio César Benítez, también acusó a Ovando de descuidar a sus hijos ya que en 2010 tuvo la posibilidad de visitarlos y los encontró en un estado de desnutrición crónica.

La defensa de Ovando, Roxana Rivas, alegó que por el caso "deberían ser procesados todos los funcionarios que no modificaron las condiciones de exclusión y pobreza que confluyeron en la muerte de la niña".

Además, la abogada sostuvo la importancia que tendrá el descargo de Ovando "porque el fiscal trató de construir una imagen monstruosa de María" a partir de la declaración de un policía que dijo haber percibido una "mirada diabólica" en ella.

Ovando fue detenida en marzo de 2011, luego que sus familiares denunciaran la desaparición de Carolina, su hija de tres años. Con el tiempo se pudo establecer que su hija había fallecido cuando la trasladaba al hospital y que, por temor, la mujer ocultó su cuerpo en un monte de la zona. Cuando apareció el cadáver, la mujer fue detenida y procesada.

Esta mañana, en diálogo con FM Cultura, Roxana Rivas, abogada de María Ovando, detalló: "Hasta hoy no hay causa de muerte acreditada en el expediente, por lo tanto responsabilizar a María por el fallecimiento de su hija es de una imposibilidad absoluta, jurídicamente hablando. Hacen hincapié en que era una mujer que abandonaba a sus hijos y que no los cuidaba y, desde ese punto de vista, ellos van construyendo que la muerte pudo haber sido por eso. Nosotros pedimos el sobreseimiento de María alegando que ella jamás abandonaba a sus hijos sino que  los atendía de acuerdo a las posibilidades económicas que tenía. Ella vivía con su concubino y ambos cobraban un vale de $140 cada uno por la tarea de picar piedras para hacer los empedrados de las calles. Con eso ella mantenía a su familia".

Además, Rivas aclaró que la fiscalía alega "abandono de persona" porque dice que no le brindó el suficiente cuidado a sus hijos.

"Se trata de un caso de criminalización de la pobreza porque están exigiendo que una persona que tiene solo esos medios pueda cubrir todas las necesidades básicas. María es analfabeta. El Estado jamás le informó que podía acceder a un plan o una asignación por ser madre de 7 hijos, lo que le hubiese significado la diferencia entre la vida y muerte de su hija".

"La cuestión de fondo es que acá la muerte se produjo por la omisión del Estado que no supo intervenir cuando tenía los instrumentos y recursos para hacerlo".

Rivas afirmó que el fallo se conocerá entre hoy y mañana: "Nosotros pedimos la absolución y consideramos que no hay otra posibilidad. Hay una realidad que es que María estuvo presa 1 año y 8 meses, lo cual es un precedente gravísimo para una provincia como Misiones, donde hay una tasa alta de mortalidad infantil", concluyó.