"Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad"

Con esta frase, Neil Armstrong, fallecido a los 82 años, se ganó un lugar en la Historia. Fue pronunciada el 20 de julio de 1969 ante 500 millones de personas, cuando el astronauta se convertía en el primer hombre en pisar la Luna y cumplía uno de los sueños más antiguos de la humanidad