162
162

Cada comienzo de año aparece entre las madres de niños en edad escolar el miedo a que sus hijos vuelvan a casa con piojos. De acuerdo a las estimaciones de los especialistas, ocho de cada diez alumnos sufren de pediculosis, informó el sitio web El Día.

Los principales problemas de este mal endémico son los contagios e infecciones producto del continuo rascado de la cabeza, que genera microheridas en el cuero cabelludo por donde ingresan las bacterias.

Según explicó Alicia Rossito, dermatóloga del Hospital de Niños de La Plata, las bacterias procedentes de la materia fecal del insecto pueden generar infecciones, irritación excesiva en el caso de las personas alérgicas, costras, supuración y la inflamación de los ganglios.

En general, dijo la especialista, los pacientes llegan a consulta por otras patologías en el cuero cabelludo, y así de modo indirecto se descubre la pediculosis.

Las aulas, fuentes de contagio
Rossito señaló que los piojos no "saltan" de una cabeza a otra como se imagina popularmente, sino que el contagio se produce a través del contacto directo de una persona infectada con otra o al compartir elementos como peines, cepillos, colitas de pelo, fundas de almohadas, toallas y hebillas.

"De nada sirve realizar los tratamientos o sacar los piojos en forma regular con el peine fino si no se toman medidas con esos objetos en los cuales el parásito puede vivir hasta 48 horas", sostuvo la especialista, para luego agregar que debe concientizarse a las familias de los demás alumnos para que tomen medidas al respecto.

La mejor manera de limpiar los objetos en contacto con la cabeza es lavándolos y, en lo posible, dejándolos a la intemperie, a temperatura ambiente baja, durante un par de noches. Esto es efectivo porque los piojos sobreviven fuera del cuerpo humano sólo si se mantiene un nivel de humedad de entre el 70 y el 90%, y una temperatura de alrededor de 30º. Otra opción es colocarlos dentro del freezer.

También recomendó lavar y planchar las sábanas de modo frecuente, en especial las fundas de las almohadas, para evitar volver a contagiarse durante el tratamiento con pediculicida.

Alertan por intoxicaciones
Ana Girardelli, toxicóloga, advirtió a los padres sobre las consecuencias que puede acarrear el uso de recetas caseras contra los piojos.

"Hemos visto casos donde se utilizaron pulguicidas de uso veterinario, kerosene o insecticidas, sustancias que no sólo carecen de efectos contra los piojos y liendres sino que además pueden provocar serias intoxicaciones", sostuvo.

La especialista recalcó que éstas pueden ser agudas, e incluso derivar en trastornos crónicos de orden neurológico, reproductivo e inmunológico.

Con respecto a la compra de pediculicidas, Rossito aconsejó la consulta al médico pediatra o dermatólogo al momento de optar por algún producto en particular. También aclaró que no está recomendado su uso en menores de 1 año.