162
162
"Estoy ansioso por ir a declarar. Pero sospecho que haya una mano negra en la Justicia que me perjudique. Estoy preocupado porque los dirigentes de River tienen muchos contactos y mucho dinero",

dijo Alan Schelenker desde la clandestinidad en una entrevista a

C5N.


Luego agregó: "Estoy bien porque sé que soy inocente y tengo la conciencia tranquila. Y si bien eso es importante, necesito la fuerza de los medios para que investiguen estos hechos porque son muy turbios".



Schlenker asegura que lo culpan porque él tiene "algún tipo de autoridad" por haber ido 17 años seguido a la cancha, porque es una persona pública para los hinchas y porque nunca "tranzó" con los dirigentes de River.



Luego, denunció que el líder de la otra facción de la barra de River Plate, Adrián Rousseau, todos los días se maneja armado. 
"Adrián es un pescado. No es nadie. A la cabeza de esta organización mafiosa están José María Aguilar y Mario Israel."


Schelenker contó que Rousseau irrumpió una reunión entre los directivos de River para "

apretar

" a los dirigentes que se oponían a la venta de Gonzalo Higuaín: "Adrián es el brazo armado de Aguilar", resumió.



El barra brava denunció que Diego Rodríguez, un íntimo amigo de Aguilar, según explicó, es el nexo entre los dirigentes y Rousseau. "Quienes estamos vinculados sabemos como funciona el sistema. Aguilar mandó a Adrián a pinchar las ruedas de los futbolistas porque pidieron aumento de sueldo".



Finalmente, el barra aseguró que tenía ganas de casarse, formar una familia y tener hijos, pero que abandonó todos sus sueños y lo único que desea ahora es "desbaratar la banda mafiosa que gobierna a River Plate".