Todos los docentes bonaerenses podrán jubilarse a los 50 años

El beneficio está incluido en la nueva ley que beneficia a preceptores y bibliotecarios. En rigor, la ley terminaría comprendiendo a todo el universo de los docentes, sin importar el cargo del escalafón que ocupen

(NA) -

La ley que permitirá a preceptores y bibliotecarios que trabajan en las escuelas del ámbito bonaerense jubilarse a los 50 años de edad y con 25 de aportes, incluiría en realidad a todos los docentes de la provincia de Buenos Aires.



De esa manera, cualquiera sea la función que ejerzan, los maestros podrían retirarse cumpliendo esos requisitos previsionales.



Se trata, en rigor, de un costado hasta ahora desconocido de esta norma, que nació para igualar las condiciones jubilatorias de preceptores y bibliotecarios con los docentes que están al frente de grado.



Pero ocurre que, de acuerdo con lo que se desprende de la redacción de la ley y según interpretan tanto los gremios de la Educación como fuentes legislativas, el beneficio terminaría comprendiendo a todo el universo de los docentes, sin importar el cargo del escalafón que ocupen, según se señaló hoy en el diario

El Día

de La Plata.



El dato no es menor. Hasta la sanción de este proyecto, los maestros sólo podían retirarse a los 50 años de edad y 25 de aportes si justificaban al menos 10 años de trabajo al frente de grado, mientras que en caso de que no cumplieran funciones en forma directa con los alumnos, podían acceder a la jubilación con 55 años de edad y 30 de aportes.



Pero a partir de la sanción de esta ley, todos los cargos del escalafón son considerados al frente de alumnos, por lo que estarían en condiciones de acceder a la jubilación con cinco años menos de edad y de aportes.



"La ley es clara, porque incluye a todos los docentes que participan del proyecto institucional, no sólo a preceptores y bibliotecarios", indicó la dirigente de la Federación de Educadores Bonaerenses, Mariana Ferro, en declaraciones al diario "El Día".



Ferro, que además es representante gremial en el directorio del Instituto de Previsión Social, subrayó que la norma comprende incluso a directores, vicedirectores, regentes y secretarios, que de esta manera podrían retirarse a los 50 años.



El artículo 1 de la ley establece que "todos los docentes que se desempeñan el los servicios educativos de los diferentes niveles y modalidades que integran el sistema educativo provincial previsto en la ley provincial de Educación 11.612 y sus modificatorias, o la que en su caso la reemplace, participando activamente en el proyecto institucional, inclusive los que se desempeñan en los cargos de preceptor y bibliotecario, serán considerados docentes al frente directo de alumnos, dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje".



De acuerdo con la interpretación sindical, compartida por varios legisladores oficialistas consultados por "El Día" que intervinieron en la aprobación del proyecto, ese artículo termina comprendiendo a todo el personal que tenga título docente y se desempeñe en establecimientos educativos de la Provincia.



Y como entonces todos son considerados que están al frente de alumnos, podrían retirarse con 50 años de edad y 25 de aportes.



Pero la aplicación de esta polémica norma -que generó una dura pulseada en el gabinete provincial ya que varios de sus integrantes pidieron a Solá que la vetara-, tendría un costado beneficioso adicional para los docentes a la hora de la jubilación.



Antes de la vigencia de esta ley, quienes se retiraban con 50 años de edad y 25 de aportes al justificar que habían estado 10 años al frente de grado, lo hacían cobrando el 70% del haber del personal en actividad. Y para llegar al 75% debían trabajar por lo menos 5 años más. La otra alternativa era que todos los años trabajados fueran al frente de alumnos, con lo cual se pagaba directamente el 75 por ciento.



Pero con el cambio aprobado, todos los docentes que decidan retirarse a los 50 años y como se considerará que estuvieron siempre al frente de alumnos, percibirán el 75 por ciento del haber del personal en actividad.



De acuerdo con las estimaciones gremiales unos 43.200 cargos actuales se verán beneficiados por esta ley.



De todas formas, en la FEB se argumenta que si bien existe un beneficio para los maestros "el 90% de los docentes tiene su base como maestro o profesor al frente de alumno". De esta forma, se pretende significar que, más allá de la modificación de la ley, la mayoría de los maestros trabaja en forma directa con alumnos.



"En el caso de los directivos que se pueden beneficiar con esta ley, hay que tener en cuenta que nadie llega a esos cargos sin haber sido antes docente de grado por varios años", subrayó Ferro.



Si bien todos los docentes quedarían entonces habilitados para jubilarse a los 50 años de edad con 25 de aportes, no es la mayoría la que tramita inmediatamente la pasividad.



Ocurre que muchos optan por seguir trabajando 5 años más para que, cuando se retiren, cobren el 85 por ciento del haber del personal en actividad en lugar del 75%.



Por esa causa, fuentes oficiales desestimaron que se vayan a producir jubilaciones masivas por la aplicación inmediata de la ley.