162
162

El presidente Néstor Kirchner designó a la ex diputada nacional y gremialista aeronáutica, Alicia Castro, como nueva embajadora argentina en Venezuela, y terminó así con una vacante en el exterior que databa del momento en que Nilda Garré asumió como ministra de Defensa.
 
Kichner se lo comunicó a Castro en la Casa de Gobierno y la sindicalista accedió de inmediato al nuevo destino oficial.
 
Castro mantiene buenas relaciones con el gobierno de Hugo Chávez y siempre sonó con ser la persona indicada por Kirchner como futura diplomática en ese país caribeño.
 
Tras la aceptación, Castro fue recibida esta tarde por el canciller Jorge Taiana, en tanto el pedido de placet al gobierno de Hugo Chavez, será formalizado en las próximas horas.
 
Quién es
Nació en Bahía Blanca el 27 de Julio de 1949. Es maestra normal nacional y cursó el Ciclo Básico de Psicología en la Universidad de Buenos Aires. Se desempeña como tripulante de cabina desde 1970. Fue Diputada Nacional por el Frepaso por el período 1997-2001, Secretaria General de la Asociación Argentina de Aeronavegantes y miembro activo del Movimiento de los Trabajadores Argentinos.

Según el currículum de la época en que era diputada que puede leerse en Internet, junto con Juan Manuel Palacios y Hugo Moyano formaron la Unión General de Trabajadores del Transporte, que dio origen al MTA (Movimiento Trabajadores Argentinos).

Participó activamente de la gestión del MTA, recorrió distintas provincias y regiones solidarizándose con los trabajadores en conflicto de todo el país. Desde el MTA formó parte del grupo impulsor de la Marcha Federal en el año 1994. El 26 de Julio de 1996 fue la oradora por el MTA en la Plaza de Mayo, con motivo del aniversario de la muerte de Eva Perón.

Como diputada nacional, fue integrante de las Comisiones de Transporte (Vicepresidenta 2da.), Libertad de Expresión (Vicepresidenta 1ra.) y Legislación del Trabajo.

En 1999 fue miembro informante del Bloque Frepaso en ocasión de tratarse en la Cámara de Diputados la Reforma Laboral impulsada por el Gobierno de Carlos Menem y la cúpula de la CGT, destacándose su participación en los actos organizados por el sindicalismo opositor durante las tres semanas en que el oficialismo no alcanzó el quórum necesario para su aprobación.