162
162

Maurice Hilleman, biólogo estadounidense que ayudó a desarrollar vacunas contra la hepatitis, el sarampión y las paperas, falleció de cáncer en un hospital de Filadelfia, Pennsylvania. 
 
"Maurice Hilleman será recordado como el vacunólogo del siglo XX. Su nombre estará vinculado para siempre con los de Pasteur y Koch en la historia de la lucha del hombre contra los patógenos", dijo el doctor Robert Gallo, uno de los principales investigadores del sida y director del Instituto de Virología Humana de la Universidad de Maryland.
 
En efecto, y aunque su nombre no diga aparentemente nada a los innumerables niños que viven saludables hoy gracias a sus descubrimientos, y ni siquiera a veces a sus colegas más jóvenes, que lo veían como ?ese tipo gruñón que viene a todas las reuniones de sida?, se puede decir, sin temor a exagerar, que Hilleman ?salva millones de vidas cada año?, como afirma un artículo publicado este mes en la revista Nature Medicine.
 
"Hilleman caracterizaba los antígenos y los aislaba, entonces hacía la investigación básica, el proceso de investigación y los ensayos clínicos", recuerda el artículo de Nature Medicine citado en una nota publicada hoy en el diario El Mundo, de España. "Después de los ensayos, Hilleman también frecuentaba el centro de fabricación para asegurarse de que la vacuna se estaba produciendo correctamente", aseguraban.
 
Además de trabajar para la compañía farmacéutica, Hilleman fue durante mucho tiempo asesor de la Organización Mundial de la Salud y del programa estadounidense de vacunas, así como miembro de prestigiosos grupos científicos, como la Academia Nacional de la Ciencia de EE.UU.