Detectaron el virus de la gripe aviar en la leche de los supermercados estadounidenses: el suministro es seguro

Los análisis de muestras de lácteos sugieren una mayor extensión de la gripe aviar en rebaños lecheros de lo previamente estimado, provocando investigaciones adicionales

Guardar

Nuevo

Expertos señalan que la pasteurización inactiva patógenos, aunque no elimina material genético. (Imagen Ilustrativa Infobae-REUTERS)
Expertos señalan que la pasteurización inactiva patógenos, aunque no elimina material genético. (Imagen Ilustrativa Infobae-REUTERS)

Se han identificado fragmentos virales de gripe aviar en muestras de leche tomadas de las estanterías de los supermercados de Estados Unidos, un hallazgo que no sugiere necesariamente una amenaza para la salud humana, pero que indica que el virus está más extendido entre los rebaños lecheros de lo que se pensaba, según dos funcionarios de salud pública y un experto en salud pública que fue informado sobre el asunto.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) declaró el martes que había estado analizando muestras de leche a lo largo de todo el proceso de producción láctea y confirmó la detección de partículas víricas “en algunas de las muestras”, pero no quiso dar más detalles.

La presencia de fragmentos genéticos del virus en la leche no es inesperada. Según Jennifer Nuzzo, directora del Centro de Pandemias de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Brown, la pasteurización suele inactivar los agentes patógenos. Por lo general, no elimina el material genético, dijo Nuzzo, sino que normalmente hace que los patógenos no puedan causar daño a las personas.

La mayor preocupación, sin embargo, “es que está apareciendo en muchas más muestras, lo que significa que la infección está más extendida en los rebaños lecheros de lo que pensábamos”, dijo un funcionario de salud pública, que habló bajo condición de anonimato para compartir información que aún no se ha hecho pública.

En un comunicado de cuatro páginas, la FDA señaló que algunas de las muestras recogidas han “indicado la presencia” del virus de la gripe aviar basándose en pruebas que detectan partículas víricas, pero no distinguen si están activas o muertas. El hallazgo de virus “no significa que la muestra contenga un patógeno infeccioso intacto”, indicó el comunicado de la agencia.

Se están realizando pruebas de laboratorio adicionales para cultivar el virus en células y en óvulos fertilizados, siendo este último el “patrón oro” para la detección sensible de virus activos e infecciosos, según la FDA. “Es importante señalar que se requieren pruebas adicionales para determinar si el patógeno intacto sigue presente y si sigue siendo infeccioso, lo que determina si existe algún riesgo de enfermedad asociado al consumo del producto”, explicó el comunicado de la FDA.

Funcionarios de la FDA dijeron que se esperan los resultados en los próximos días o semanas. “Hasta la fecha, no hemos visto nada que pueda cambiar nuestra valoración de que el suministro comercial de leche es seguro”, mencionó la agencia en su comunicado.

Imagen de archivo. Un empleado diluye muestras de suero de aves para la prueba ELISA para la detección de anticuerpos contra el virus de la influenza aviar en el Laboratorio de Referencia de la Organización Mundial de Sanidad Animal en Campinas, Brasil. 25 de abril de 2023. REUTERS/Amanda Perobelli
Imagen de archivo. Un empleado diluye muestras de suero de aves para la prueba ELISA para la detección de anticuerpos contra el virus de la influenza aviar en el Laboratorio de Referencia de la Organización Mundial de Sanidad Animal en Campinas, Brasil. 25 de abril de 2023. REUTERS/Amanda Perobelli

Las autoridades y los expertos no tenían detalles adicionales sobre el número de muestras de leche que dieron positivo en partículas de gripe aviar ni de dónde procedían las muestras.

Aunque esta cepa de gripe aviar lleva circulando más de 20 años, su salto a las vacas es motivo de gran preocupación, sorprendiendo incluso a observadores veteranos del virus. Más de dos docenas de rebaños de ganado de al menos ocho estados se han infectado desde el 25 de marzo, lo que ha dado lugar a investigaciones por parte de funcionarios federales y estatales.

Durante semanas, las principales agencias federales han expresado su confianza en la seguridad del suministro comercial de leche, incluidos los productos pasteurizados que se venden en las tiendas de comestibles. La FDA ha destacado los datos que demuestran que la pasteurización inactiva otros virus y ha señalado estudios que demuestran que el proceso de pasteurización de los huevos -que se produce a una temperatura inferior a la que se utiliza para la leche- desactiva la gripe aviar altamente patógena.

La Asociación Internacional de Alimentos Lácteos, que representa a la industria nacional de fabricación y comercialización de productos lácteos, dijo que los fragmentos víricos “no son más que pruebas de que el virus está muerto.”

“La leche y los productos lácteos producidos y procesados en Estados Unidos se encuentran entre los más seguros del mundo”, escribió el portavoz Matt Herrick en un correo electrónico, añadiendo que “los fragmentos virales son simplemente indicativos de que la pasteurización está haciendo su trabajo eficazmente y protegiendo nuestro suministro comercial de leche.”

En las últimas semanas, múltiples expertos expresaron su confianza en que el proceso de pasteurización garantice que no hay ninguna amenaza para la seguridad del suministro de leche de la nación, pero dijo que el gobierno federal aún debe realizar pruebas para confirmar que ese es el caso.

La gripe es un “virus bastante enclenque”, lo que significa que “se inactiva con bastante facilidad”, afirmó Richard J. Webby, virólogo del Hospital Infantil de Investigación St Jude. “Pero eso es algo que hay que probar”, añadió.

En las últimas semanas, se ha notificado un caso de gripe aviar en un trabajador agrícola de Texas, solo el segundo caso humano de gripe aviar en Estados Unidos. Hasta ahora, el virus no ha adquirido la capacidad de propagarse eficazmente en las personas.

Pero como es capaz de saltar de un animal a otro, aumentan las perspectivas de que mute y provoque una transmisión sostenida de persona a persona, lo que podría alimentar una pandemia.

Un tubo de ensayo con la etiqueta "Gripe aviar", huevos y un trozo de papel con los colores de la bandera nacional de Estados Unidos se ven en esta ilustración fotográfica, el 14 de enero de 2023. REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración
Un tubo de ensayo con la etiqueta "Gripe aviar", huevos y un trozo de papel con los colores de la bandera nacional de Estados Unidos se ven en esta ilustración fotográfica, el 14 de enero de 2023. REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración

Las autoridades sanitarias estatales han realizado pruebas a 23 personas con síntomas gripales, pero solo el trabajador de una central lechera de Texas ha dado positivo durante el brote actual.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que afirman que el riesgo de gripe aviar para el público en general sigue siendo bajo, la vigilancia continua de las visitas a los servicios de urgencias y las pruebas de gripe en las regiones donde se ha detectado la gripe aviar no ha detectado tendencias inusuales de enfermedades similares a la gripe, ni inflamación ocular, el único síntoma experimentado por el trabajador de la central lechera.

La ausencia de más casos humanos es una buena señal, afirman las autoridades sanitarias.

La clave para contener el brote reside en los rebaños de ganado. Las pruebas en las vacas son voluntarias. Los protocolos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos restringen las pruebas a las vacas con síntomas específicos y limitan el número de pruebas por granja.

(*) The Washington Post

(*) Lena H. Sun es reportera nacional de The Washington Post especializada en salud pública y enfermedades infecciosas. Ha trabajado durante muchos años en The Post, donde ha cubierto el sistema de transporte metropolitano, inmigración, educación y fue jefa de la oficina de Pekín.