Alertan que casi la mitad de la selva amazónica podría colapsar en 2050 y volverse una sabana

Un estudio de Nature destaca un posible aumento de temperaturas y sequías extremas. generando un panorama preocupante

Compartir
Compartir articulo
La capacidad de la Amazonía para absorber carbono ha disminuido debido a actividades humanas. (Mongabay Latam)
La capacidad de la Amazonía para absorber carbono ha disminuido debido a actividades humanas. (Mongabay Latam)

Para 2050, hasta el 47 % de la Amazonía podría alcanzar puntos críticos de cambio ecológico, afirmaron investigadores, transformándose en pastizales de sabana u otros ecosistemas degradados debido a la deforestación y el calentamiento global impulsado por humanos.

Esto podría significar el colapso a gran escala de un bioma que durante 65 millones de años ha servido como el sumidero de carbono de la Tierra, absorbiendo miles de millones de toneladas de carbono mientras resistía en gran medida los cambios climáticos.

Un estudio publicado el miércoles en la revista Nature dice que para 2050, se espera que del 10 al 47 % del bosque alcance umbrales críticos para el aumento de temperaturas, sequías extremas, deforestación e incendios. Las transiciones de ecosistemas resultantes podrían acelerar el calentamiento global al liberar carbono almacenado en la atmósfera, escribieron los investigadores.

“Al final de este proceso, nuestro planeta se reorganizará, encontrará un nuevo equilibrio”, dijo en un correo electrónico Bernardo M. Flores, el autor principal del estudio. Pero “los humanos y otras especies tendrán que readaptarse a condiciones muy desagradables”, como “una aridez insoportable” o temperaturas más altas, agregó.

El análisis revisado por pares es la primera mirada integral que combina varias métricas para documentar la degradación de la Amazonía.

Los autores del estudio enumeran cinco umbrales críticos, o puntos de inflexión, que no deben superarse, incluyendo mantener el calentamiento global por debajo de 2 grados Celsius, en comparación con los niveles preindustriales (uno de los objetivos del acuerdo de París de 2015), mantener la lluvia anual en la Amazonía por encima de 1.000 milímetros y contener la deforestación al 20 %.

Sin embargo, los autores del estudio recomendaron umbrales más estrictos que ellos denominan como límites “seguros”: 1.5 grados Celsius, 1,800 milímetros de lluvia anual y niveles de deforestación menores al 10 %.

“Cuando un bosque alcanza un punto de inflexión, se vuelve mucho más difícil, si no imposible, controlar las variables que lo hacen transicionar”, dijo Flores. El resultado es un ecosistema degradado con menos recursos para las poblaciones locales, menos lluvia y más gases de efecto invernadero, afirmó. Los humanos deben reducir el calentamiento global y poner fin a la deforestación de la Amazonía para prevenir esto, dijo.

Bernardo M. Flores advierte sobre las difíciles condiciones de vida si se alcanzan puntos de inflexión ecológicos. (Foto: Mongabay Latam)
Bernardo M. Flores advierte sobre las difíciles condiciones de vida si se alcanzan puntos de inflexión ecológicos. (Foto: Mongabay Latam)

La selva amazónica ha tenido durante mucho tiempo un efecto de enfriamiento neto en el planeta, por un proceso que los científicos llaman evapotranspiración. El agua amazónica cerca de la costa del Atlántico se evapora al aire, flotando tierra adentro antes de convertirse en lluvia. Esa misma humedad se evapora nuevamente y flota más hacia el interior antes de repetir el proceso, dispersando agua más y más profundo en toda la Amazonía.

La Amazonía contiene hasta 200 mil millones de toneladas métricas de carbono, el equivalente de 15 a 20 años de emisiones globales.

Pero la capacidad de la Amazonía para funcionar como un escudo natural contra el calentamiento global ha disminuido gradualmente debido a sequías reiteradas y temperaturas más altas causadas por actividades humanas como la tala, la ganadería y los incendios.

Alrededor del 17 % de lo que queda de la Amazonía hoy “ha sido degradado por disturbios humanos”, escriben los autores. Al incluir el impacto de las recientes sequías repetidas, alrededor del 38 % de la selva tropical podría haber sido degradada, agregaron.

La Amazonía fue golpeada por sequías en 2005, 2010, 2015, 2016, 2020 y el año pasado, informó The Washington Post. El ritmo de las grandes sequías se ha acelerado de una vez cada 20 años a dos por década.

Erica Fleishman, directora del Instituto de Investigación sobre Cambio Climático de Oregón en Oregon State University y que no participó en el estudio, dijo que el reciente documento “destaca efectivamente que la interacción del cambio climático y el uso del suelo puede tener efectos ecológicos” que son sustanciales y duraderos, aunque no necesariamente catastróficos o irreversibles.

La destrucción de la Amazonía probablemente perjudicará la capacidad del bosque “para secuestrar carbono y mitigar el cambio climático global”, dijo en un correo electrónico.

Para ralentizar o revertir esta tendencia, los gobiernos sudamericanos deben reducir la deforestación y promover la restauración en áreas degradadas, especialmente en Brasil, escribieron los autores. “Hasta un tercio de la lluvia anual total en los territorios amazónicos de Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador depende del agua que proviene de la porción brasileña del bosque amazónico”, sostuvieron.

Carlos Nobre, uno de los autores del estudio y un científico del sistema terrestre en el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de São Paulo en Brasil, fue uno de los primeros académicos a principios de los años 90 en sugerir que la Amazonía alcanzaría un punto de inflexión y se transformaría en un ecosistema degradado, semejante a un vasto pastizal.

La deforestación y el calentamiento global amenazan con transformar la Amazonía en sabana. (EFE/André Borges)
La deforestación y el calentamiento global amenazan con transformar la Amazonía en sabana. (EFE/André Borges)

En un correo electrónico, Nobre dijo que está cada vez más confiado en que Brasil y sus vecinos eliminarán la deforestación para 2030, señalando la desaceleración de la deforestación el año pasado documentada por el gobierno de Brasil y la Asociación de Conservación del Amazonas, un grupo de defensa con sede en D.C.

“Tenemos que llegar a cero deforestación y degradación muy pronto, y parece que estamos yendo en esa dirección”, manifestó.

Pero Nobre y Noah Diffenbaugh, profesor de ciencias del sistema terrestre en la Universidad de Stanford que no participó en el estudio, expresaron su preocupación sobre que los humanos logren mantener las temperaturas por debajo de 1.5 grados Celsius, refiriéndose a cómo las temperaturas de 2023 se tambaleaban cerca del umbral.

“Dado que acabamos de tener un solo año a 1.5 grados Celsius y las emisiones anuales de gases de efecto invernadero siguen siendo altas, existe un riesgo real de que el calentamiento global a largo plazo supere ese límite”, dijo Diffenbaugh en un correo electrónico.

© 2024, The Washington Post

(*) Andrew Jeong es reportero del Washington Post en su centro de Seúl