7 rincones espectaculares para conocer durante un viaje a Alemania

Uno de los países más majestuosos y encantadores de Europa, posee algunos de los escenarios más asombrosos y una arquitectura que parece salida de un cuento de hadas. Siete atracciones de esta increíble nación, más allá de Berlín

Alemania posee un sinfín de paisajes y rincones que definitivamente quitan el aliento. Bosques infinitamente frondosos, castillos tan majestuosos como atemorizantes, y pueblos encantadores que mantienen un espíritu de antaño difícil de replicar en otro lado. A continuación, algunos de sus atractivos más increíbles:

Lago del Rey, Berchtesgadener Land, Baviera

En la ciudad de Berchtesgaden, ubicada en los Alpes de Baviera y cerca de la frontera con Austria, se encuentra el Lago del Rey o Königssee, un lago alpino con agua cristalina, en el que se pueden disfrutar paseos en bote y caminatas por la orilla. También se puede visitar la iglesia de San Bartolomé -un ícono de lugar que aparece en cada postal- y su adyacente beer garden.

Catedral de Colonia, Colonia, Renania del Norte-Westfalia

(Getty)

La Catedral de Colonia es la iglesia gótica más grande de Alemania, y su construcción se extendió por siete siglos hasta llegar al resultado final, que sin dudas prueba que el esfuerzo valió la pena. Con sus 157 metros de altura fue durante un tiempo el edificio más alto del mundo hasta que lo destronó el Monumento a Washington en 1884. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996 y es el monumento más visitado del país. Aquí se encuentra el altar de los Tres Reyes, que supuestamente contiene los restos de los Reyes Magos.

Residencia de Múnich, Múnich

La Residenz Munchen es el ex palacio real de los monarcas de Baviera y desde 1920 funciona como museo al que llegan miles de visitantes para conocer su increíble colección de arte, suntuosa decoración interior y los rincones donde pasaban sus días y noches los miembros de la realeza.

Castillo de Neuschwanstein, Hohenschwangau, Baviera

El Castillo Neuschwanstein abrió al público en 1886, y es quizás uno de los más famosos del mundo. Está situado en Baviera, Alemania y fue construido por orden del llamado "rey loco", Luis II de Baviera. 1,4 millones de visitantes anuales llegan a este lugar, lo que lo convierte en el castillo más visitado del país. Además, fue elegido por Walt Disney como modelo para el diseño del castillo de La Bella Durmiente y fue utilizado por Andy Warhol como motivo en su litografía Neuschwanstein, en 1987.

El Puente de Rakotzbrücke, Gablenz, Sajonia

(Getty)

Su nombre es Rakotzbrücke pero también se lo conoce como el "Puente del Diablo". Esta increíble estructura se encuentra escondida entre la vegetación en la localidad de Kromlau y fue construida en 1860. Este semicírculo de piedra erigido sobre el agua crea en el reflejo un círculo perfecto.

Abadía de Wiblingen, Ulm, Baden-Württemberg

Wiblingen funcionaba anteriormente como una abadía benedictina, y fue fundada en el año 1093. Quizás su atractivo principal es su espectacular biblioteca, diseñada al estilo Rococó, con estatuas, columnas y un impresionante fresco en el cielorraso.

Rothenburg ob der Tauber, Franconia, Baviera

Rothenburg ob der Tauber, en Franconia, Baviera, es un pueblo medieval increíblemente bien preservado. Millones de turistas arriban cada año para caminar por sus calles adoquinadas y sacarse fotografías coloridas que parecen haber sido creadas para Instagram.

LEA MÁS:

Últimas noticias

Mas Noticias