Blackmamba en Miami: guía para ser una celebridad internacional en la ciudad del sol

Infobae recorre Miami de la mano de Bianca Siconolfi, la diseñadora de la marca argentina, en busca de los mejores restaurantes y los spots más instagrameables de la ciudad

Full streetwear de recorrido por Miami, Bianca Siconolfi posa con los murales de Wynwood y en una cabina de teléfono en The Standard Spa
Full streetwear de recorrido por Miami, Bianca Siconolfi posa con los murales de Wynwood y en una cabina de teléfono en The Standard Spa

Me encontré con Bianca Siconolfi, la diseñadora de la casa de moda argentina Blackmamba, en Lucali, una pizzería en Miami Bay. Era feriado y las calles estaban vacías, el calor y las palmeras sacudiéndose suavemente al ritmo del viento remarcaban el silencio. Me senté en una mesa a esperar y la vi acercarse unos minutos después. La reconocí al instante, ya que llevaba puesto uno de los conjuntos con el icónico print celebrity, ese que inundó Instagram los últimos meses, que la cubría de pies a cabeza. Pedimos dos pizzas (que resultaron ser absurdamente grandes) y empezó a relatar la famosa historia de la visita a un serpentario en Londres en el que descubrió a la black mamba, una serpiente ultra venenosa de boca negra azulada, y la consiguiente epifanía de que ese era el nombre ideal para su futura marca.

“Mi idea es que no tenés que tener algo inaccesible para poder vestirte como una celebridad internacional”, explica en diálogo con Infobae en Miami mientras, a nuestro alrededor, las mesas antes vacías se empiezan a poblar. “Yo tengo eso de reinterpretar lo que ya existe, siempre me gustó hacer versiones al estilo Blackmamba de las marcas de lujo”.

Es este acercamiento lúdico al diseño, a la manera del arte pop, el que convirtió a la marca en una “hitmaker” (básicamente, una creadora de hits). Sus cápsulas se agotan en días en manos de una comunidad de seguidoras hambrientas de novedad y de pertenencia. Tener una pieza de la marca implica ser parte de un club, el “mamba squad” como lo define Siconolfi, cuya cercanía y confianza con Blackmamba se hacen evidentes en el vínculo que construyen en Internet.

El Fendi Café y los murales de Wynwood se encuentran entre los rincones más instagrameables de Miami. Embajadora de su propia marca, Bianca Siconolfi posa cubierta con el logo de Blackmamba
El Fendi Café y los murales de Wynwood se encuentran entre los rincones más instagrameables de Miami. Embajadora de su propia marca, Bianca Siconolfi posa cubierta con el logo de Blackmamba

Como en una de aquellas escenas que solo parecen suceder en estas grandes ciudades, el músico Guaynaa y la influencer Lele Pons entraron al restaurante y se sentaron en una de las mesas del fondo. A raíz de esto, la conversación empezó a irse por las ramas y así fue como debatimos el fenómeno de los influencers de Tik Tok y sobre el poder de los jóvenes a la hora de crear e interpretar tendencias. Esta última cuestión resonó, en parte, con su trayectoria. Antes de emprender por su cuenta, Siconolfi trabajó en los equipos de diseño de Chocolate, bajo el mando de Susana Fandiño, y de María Cher. Recuerda ambas experiencias por los conocimientos que le brindaron y, sobre todo, por el vínculo que desarrolló con sus jefas y la libertad que estas le confiaron.

El hilo conductor de la épica de Blackmamba es la constante ocurrencia de sucesos inesperados. Desde el crecimiento de la marca en manos de celebridades argentinas como Emilia Attias y Belén Chavanne, quienes la adoptaron desde sus inicios, a su reciente cierre temporal tras un período de desencanto, un romance imprevisto y la partida de una integrante del equipo, este mismo encuentro en Miami, fugaz e improvisado, también entra en esta nómina.

Actualmente instalada en México, su paso por la ciudad estuvo centrado en la búsqueda de experiencias. “Para mí son semanas de estudio de comportamiento de consumo, del marketing en su máxima expresión”, comenta. “Visité muchos spots, tanto los recomendados por locales que buscan huir de las largas esperas o reservas imposibles como los más “instagrameables” en los que que te encontrás con los personajes más ‘visuales’ que jamás creíste poder ver por fuera de una red social”.

El Dior Café en Design District y la cancha de basketball junto a UNKNWN, el concept store de LeBron James, en Wynwood. En el centro, Siconolfi con un conjunto de Blackmamba
El Dior Café en Design District y la cancha de basketball junto a UNKNWN, el concept store de LeBron James, en Wynwood. En el centro, Siconolfi con un conjunto de Blackmamba

“En Wynwood todo es material para Instagram y hay mucho ruido y descontrol”, comenta Siconolfi. Dentro de sus recomendados se encuentran el restaurante Kyu (“Todo está bien y el pie de chocolate de postre lo comprueba”), el café y el avocado toast de Zak The Baker y UNKNWN, el concept store de LeBron James, que cuenta con el streetwear más trendy del mercado y una cancha de basketball que, según la diseñadora, es “un gran spot para hacer fotos”. “En South Beach, el desayuno en Rosetta Italian Bakery es un must y la pizza con trufas de Cecconi’s en Soho Beach House no falla”, comparte.

Dentro de su lista también se encuentran el Good Time Hotel, “un art deco ochentoso en donde no podés dejar el teléfono porque cada detalle es fabuloso” y su restaurante Strawberry Moon, el Webster, “un multimarca para ver todos los hits del momento de Gucci, Balenciaga, Palm Angels, Attico y Casablanca”, entre otros.

En el Design District sus elegidos son el pop-up de Fendi, el Fendi Café, el Café Dior, el Mandolin Aegean Bistro, “el favorito de mucha gente que conozco”, y el Standard Spa. “Para hacer shopping están todas las marcas de lujo; algunas, como Loewe, Balenciaga y Maison Margiela te hacen sentir parte de la magia desde que entrás”.

Para Siconolfi, transformar el cotidiano en un continuo de eventos especiales es algo orgánico. En el universo de su marca todos los detalles son fundamentales, la experiencia de Blackmamba es pulida e integral. Son estos mismos mundos de fantasía que la fascinan de las casas de lujo lo que quiere replicar en su trabajo: en el futuro, sueña con crear un “Mamba Café” y, en sus palabras, “conquistar a todas las mambas de Latinoamérica”.

Mientras tanto, sus diseños invaden Instagram aguardando el momento de finalmente salir a las calles y, paso a paso, desembarcan en la capital mexicana en busca de integrantes nuevas para su squad.

SEGUIR LEYENDO: