Mía Flores Pirán tiene una belleza sofisticada y personal como la de su madre Ginette. La pasarela  la va a extrañar porque se convirtió en una de las revelaciones jóvenes de la moda. Ahora se entregará a los escenarios y sets de filmación para dedicarse a la actuación. (Iván Resnik)
Mía Flores Pirán tiene una belleza sofisticada y personal como la de su madre Ginette. La pasarela  la va a extrañar porque se convirtió en una de las revelaciones jóvenes de la moda. Ahora se entregará a los escenarios y sets de filmación para dedicarse a la actuación. (Iván Resnik)

Hija de la famosa modelo y actriz argentina Ginette Reynal, el destino de Mía Flores Pirán parecía claro. Pero se rebeló. De novia actualmente con el guionista y director de cine Luis Ortega -ella misma lo define como "un  genio"-  y fanática de cineastas de calibre como John Cassavetes y Terrence Malick, hoy está dispuesta a alejarse de las pasarelas y "gritar" su amor por la actuación.

Es feminista, pero no se siente identificada con todo el colectivo de mujeres feministas. Cree en el empoderamiento femenino, y busca alentar a sus pares para que dejen de obsesionarse con la imagen. "Está bueno arreglarse – reconoció Mía a Infobae-, pero hay que hacerlo por uno mismo, no para convertirse en un producto".

En una entrevista con Infobae, explica cómo es su relación con su madre, por qué "reniega" del modelaje, y por qué hoy su gran pasión es la actuación. Además, revela cómo es su vínculo con el clan Ortega.

-¿Cómo arrancaste en el mundo del modelaje?

-Arranqué de muy chica y fui haciéndome el camino. En un momento dejé de trabajar, y después volví. Nunca fue mi verdadera vocación. Ahora me dedico a la actuación que me encanta. Pero sí, arranqué como modelo. Lo hice un montón de años y lo sigo haciendo porque no se deja de un día para el otro. Pero ahora mi trabajo, y a lo que me quiero dedicar y para lo que estudié es la actuación.

-¿Qué te gusta más: la tele, el cine o el teatro? 

-No tengo tanta experiencia. Estudié más de lo que trabajé. Lo que me atrae, más allá de si es la tele o cine, es la trama social. Pero bueno, siempre es bueno encarar los papeles que uno hace y encontrarlos en uno, ¿no? Sentirse identificado con lo que uno representa y desde ese lugar hacerlo de una manera personal. No despersonalizado, como es todo ahora. Viste que con las redes, con la velocidad de la información hay un poco de despersonalización. Está bueno hacerlo un poco a la antigua, escribir un poco a mano sobre el personaje, investigar…involucrarse.

Mía Flores Pirán hoy apuesta por la actuación y se aleja de las pasarelas. A la vieja usanza y sin la vorágine y volatilidad  que proponen hoy las redes.
Mía Flores Pirán hoy apuesta por la actuación y se aleja de las pasarelas. A la vieja usanza y sin la vorágine y volatilidad  que proponen hoy las redes.

-De las tiras y las series de estos últimos años, ¿qué personaje te hubiese gustado interpretar?

-Vi "Gypsy", que está en Netflix. Es con Naomi Watts, y es como una psicóloga muy perversa, muy manipuladora y me pareció muy interesante el despliegue que ella hace del personaje.

-¿Cómo es tu relación con Ginette, tu madre?

-Ahora tenemos súper buena relación. En la adolescencia no tanto, pero ahora retomamos el vínculo más como pares.

@central_models @look1models 🤙🏽

A post shared by Mía Flores Pirán (@miaflorespiran) on

-¿Estuvieron distanciadas durante tu adolescencia?

-No, no distanciadas. Lo normal, nada drástico. Cuando retomamos el vínculo lo encaramos de una manera más verdadera. Vos sos vos, y yo soy yo, y nos vinculamos desde ahí, sin juzgar a ninguna y sin querer cambiarla, no querer controlarla, ni nada por el estilo.

-¿Cómo es el tema de la alimentación en tu vida? 

-Fui vegetariana como cinco años, pero ahora volví a comer carne. No sé cuánto se puede aguantar. Para mí cuando ya no aguantás, no tiene sentido. En el momento que dije "qué ganas de comer un bife", ya está.

De novia con Luis Ortega, comparten, entre tantas otras cosas, el amor por el cine (Iván Resnik)
De novia con Luis Ortega, comparten, entre tantas otras cosas, el amor por el cine (Iván Resnik)

-Ahora sos parte de una familia que tiene mucho que ver con la actuación y la música, llena de artistas. Estoy hablando de la familia Ortega. Estás de novia con Luis.

-Sí, desde el año pasado. Surgió así como surgen los amores. Un día me llamó y salimos. No lo conocía desde antes, sí lo que hacía porque me parece un director interesante.

💅🏾

A post shared by Mía Flores Pirán (@miaflorespiran) on

-¿Cómo fue el primer encuentro con el clan Ortega? ¿Ya tenés la bendición de Evangelina y de Palito? 

-(Risas) Sí, ya tengo la bendición. Me quieren y yo los quiero también. Son muy buena gente. El primer encuentro fue en el aniversario de casados de ellos, y entonces había clima de fiesta, todo muy relajado.

Mía Flores Pirán junto a su novio Luis Ortega. La familia Ortega la recibió con mucho amor
Mía Flores Pirán junto a su novio Luis Ortega. La familia Ortega la recibió con mucho amor

-¿Cómo te llevás con la estética? ¿Cuando salís de tu casa, te relajás? Porque hay un mito de que las modelos nunca terminan de relajarse…

-A mí me encanta verme bien, verme linda. Pero tampoco soy de las que no pueden salir de la casa si no están de punta en blanco. Me encanta salir, maquillarme, pero no tengo el foco puesto en eso.

#repost @fausto.elizalde 🤗

A post shared by Mía Flores Pirán (@miaflorespiran) on

Hay una exigencia de nuestra sociedad que nos empuja todo el tiempo a lucir bien. Por fuera tenemos que estar muy bien, y, de hecho, me parece que las mujeres que están mas obsesionadas con la moda o con verse bien son mujeres más sumisas y obedientes que libres.

La moda no es otra cosa que una industria que crea una tendencia para vender masivamente muchos objetos. Te puede gustar, hay fotógrafos interesantes, diseñadores que son muy buenos y estamos de acuerdo. Pero uno no es un producto. Uno elige comportarse como un producto o ser una persona y decir: "bueno, hasta acá me gusta lucirme bien por mí y por la gente que tengo a mi alrededor".

“Existe la exigencia de nuestra sociedad de la manera en que nos percibimos”, dijo la joven a Infobae. (Iván Resnik)
“Existe la exigencia de nuestra sociedad de la manera en que nos percibimos”, dijo la joven a Infobae. (Iván Resnik)

-¿Alguna vez pasaste por una situación de acoso o violencia de género?

-No, por suerte puedo decir que no. Entiendo a todas las mujeres que les pasó y no se lo deseo a nadie. Por suerte no me pasó. Elijo acompañar a todas las mujeres que sí atravesaron por una situación de este tipo.

LEA MÁS: