Amor salvaje: 7 emotivas historias de niños criados por animales

Guardar

Nuevo

Los niños que crecieron con animales aprendieron de ellos sus conductas y lenguaje
Los niños que crecieron con animales aprendieron de ellos sus conductas y lenguaje

A los siete años, Marcos Rodríguez ya tenía una historia de penurias y dolores. Huérfano de madre y con un padre abusivo, fue vendido a un pastor en la zona de Sierra Morena, aquella tierra en que Cervantes imaginó la epopeya de El Quijote, en el sur de España. Con el fallecimiento de su nueva guía, el único que lo había tratado con afecto, Marcos emprendió una aventura obligada.

Olvidado por la sociedad, el aún niño vagó por los bosques del área hasta que encontró una lobera, donde se quedó dormido luego de jugar con los pequeños cachorros. Cuando llegaron los lobos, con un ciervo muerto en la boca para alimentar a sus crías, él esperaba lo peor, pero en cambio comenzó a formar parte de una familia. Por primera vez.

Así, creció comiendo carne cruda, caminando en cuatro patas, abrigado por pieles para asemejarse a sus nuevos hermanos hasta que a los 20 años, a mediados de la década del '70 del siglo pasado, por instinto o curiosidad, siguió a unos cabreros hasta el pueblo cercano de Lopera, donde empezaría una nueva etapa de su vida, la de la civilización, donde volvió a aprender a hablar, a comer con cubiertos a acostarse en una cama.

Los campos de la imaginación humana, en la mitología y la ficción literaria, ya habían creado relatos de "niños salvajes". Quizá la más conocida en Occidente sea la historia de Rómulo y Remo, futuros padres de Roma, quienes fueron abandonados y se alimentaron de una loba; aunque este tipo de construcciones se extienden a lo largo de todo el planeta.

“Entrelobos”, la película inspirada en la vida del español Marcos Rodríguez
“Entrelobos”, la película inspirada en la vida del español Marcos Rodríguez

En la Épica de Gilgamesh, el poema más importante de la cultura mesopotámica (2.000 a.C), Enkidu es creado de arcilla y agua y criado por bestias; en Shahnama o El libro de los Reyes aparece Zaal, un héroe mítico iraní, quien creció bajo los mandatos de Simurgh, un gran ave que tapaba el sol con su vuelo; Atalanta, en la mitología griega antigua, fue adoptada por una osa luego del abandono paternal; en la cosmogonía mongola, Jangar poseía características de leones, águilas, antílope, lobos y ciervos.

Simurgh, el “padre” Zaal, un héroe mítico iraní
Simurgh, el “padre” Zaal, un héroe mítico iraní

En la literatura moderna también sobran ejemplos: Tarzán, Mowgly de El libro de la selva o Shasta de los lobos, por solo nombrar algunos.

A lo largo de la historia conocida del hombre existen muchísimos casos de niños que, desposeídos de la protección parental, crecen, se desarrollan y hasta mueren junto a animales salvajes, en los climas más duros, olvidando sus orígenes y las pocas o muchas palabras que poseían.

La mayoría de los casos de los últimos años se produjeron en Rusia
La mayoría de los casos de los últimos años se produjeron en Rusia

Los primeros casos

Algunos de los primeros casos fueron en Francia, durante el siglo XVIII. Marie-Angélique Memmie Le Blanc, conocida como La Niña Salvaje de Songy, vivió en los bosques entre los 9 y 19 años y si bien su historia fue considerada mítica por mucho tiempo, el trabajo de una década de un investigador reveló su certitud.

Víctor de Aveyron, uno de los casos mejor documentados
Víctor de Aveyron, uno de los casos mejor documentados

Luego se encuentra Víctor de Aveyron, uno de los casos mejor documentados de la historia, quien fue capturado por tres cazadores en los bosques de Caune, estudiado por eminencias de la época y, finalmente, adoptado por un médico que confiaba en que podía convertirlo en un ser social. Víctor no lo logró y falleció a los 41 años.

La desoladora historia de la "niña pollo"

Maria Isabel Quaresma Dos Santos vivió desde el año de vida hasta los 9 en el corral de gallinas de su familia en un pueblo agrícola de Coimbra, Portugal. Allí la colocó su madre, con problemas psiquiátricos, aunque sus tres hermanos si tuvieron educación y una vida social. En 1980, una organización religiosa la rescató, pero como no tenían quien quisiese darle refugio terminó regresando con su familia, en el corral de aves más iluminado y hediondo. Una médica, conmocionada por la historia, recorrió instituciones para encontrar un mejor destino para "la niña pollo", pero no había nada que hacer y todos la rechazaban.

Maria Isabel Quaresma Dos Santos se alimentó con las gallinas desde su primeros meses de vida y no tuvo contacto con la sociedad. Su cerebro era el de una niña de dos años
Maria Isabel Quaresma Dos Santos se alimentó con las gallinas desde su primeros meses de vida y no tuvo contacto con la sociedad. Su cerebro era el de una niña de dos años

María adolecia de cualquier conducta de la cultura humana. Se edad cerebral era la de un infante de dos años, no sabía hablar y solo emitía cacareos. No tenía absolutamente ninguna educación higiénica y intercalaba en su carácter estallidos de cólera con episodios de reclusión interior, sin prestar el más mínimo interés a los estímulos exteriores. Luego de varias denuncias judiciales, fue internada en una institución psiquiátrica de Lisboa y luego a la casa del buen samaritano, una institución para niños con deficiencias mentales, donde no mostró ninguna mejoría en su desarrollo cognitivo. El daño ya estaba hecho.

El hijo salvaje de la Madre Teresa

Lo nombraron Shamdeo. Fue encontrado en el bosque Musafirkhana, localidad de Sultanpur, en la India en 1972, cuando tenía alrededor de cuatro años. Se desconoce sus orígenes, cuál fue la tragedia que generó que su hábitat natural fuese el menos indicado para un niño. Sus captores se acercaron con sigilo a un árbol, detrás de él un ser de piel ennegrecida, con uñas largas curvadas hacia abajo como garras y colmillos ensangrentados jugaba con unas crías de lobezno.

Shamdeo o Pascal junto a la Madre Teresa
Shamdeo o Pascal junto a la Madre Teresa

Rescatado de este ambiente, fue trasladado al pueblo de Narayanpur y si bien desarrolló habilidades para comunicarse a través de signos, jamás aprendió a hablar. Al principio su adaptación no fue sencilla, ya que cazaba las gallinas de la zona, comía tierra y rechazaba cualquier alimento cocinado. En 1978,fue trasladado a "Prem Niwas", una organización benéfica presidida por la Madre Teresa de Calcuta, donde fue bautizado cristianamente con el nombre de Pascal y lugar en el que murió en 1985.

Oxana, la líder de la jauría

La partida de nacimiento data que Oxana Malaya nació en 1983, en Blagoveschenka, Ucrania. Lo que vino después fue el abandono de un padre ausente y una madre alcohólica, que la dejaron a la deriva. Siendo tan pequeña, surgió su instinto de supervivencia, que la llevó hacia un cobertizo olvidado, donde reinaban perros y allí consiguió lo que necesitaba: pertenecer, afecto.

Oxana vivió en una jauría por siete años
Oxana vivió en una jauría por siete años

Al igual que el resto de los casos, Oxana atravesó una metamorfosis para convivir con su nuevo grupo primario y cuando su caso salió a la luz en 1991, los informes aseguraban que "lamía, olfateaba los alimentos antes de ingerirlos y su cabeza mostraba posición de alerta ante objetos y personas desconocidos". Luego de algunos estudios, previos a su ingreso a una institución, los médicos también dijeron que la niña había "desarrollado un sentido un sentido del olfato y oído superior a la media de los humanos".

John: el "niño mono" de Uganda

John Ssebunya vio como su padre asesinaba a su madre a los 4 años. Atemorizado, aturdido, solo, huyó hacia la selva donde fue adoptado por una tropa de monos cercopiteco verde hasta que fue descubierto en 1991.

John Ssebunya, uno de los pocos casos que pudo reintegrarse a la sociedad
John Ssebunya, uno de los pocos casos que pudo reintegrarse a la sociedad

Al principio, el joven John se resistió a unirse a los hombres y luego de un combate, en el que los primates arrojaron ramas a los intrusos como método de defensa, fue institucionalizado, aprendió a hablar y, en la actualidad, forma parte del coro de niños Pearl of Africa, una organización que recauda fondos para las escuelas de Uganda.

Vanya Yudin, el chico que podía volar

Durante los primeros siete años de Vanya vivió junto a su madre en Volgograd, Rusia, aunque si bien compartían un techo no tenían un vínculo afectivo. Vanya se alojaba en una habitación trasera, junto a cientos de pájaros, a quienes tomó como amigos, como familia.

Vanya aprendió diferentes cantos de aves y expresaba sus emociones “aleteando”
Vanya aprendió diferentes cantos de aves y expresaba sus emociones “aleteando”

Cuando las autoridades lo encontraron en 2008 descubrieron que el niño no sabía hablar, en cambio imitaba los sonidos de las aves y expresaba emociones "aleteando" con los brazos. En la actualidad, trata de recuperar el tiempo perdido en un instituto para menores.

Natasha, críada por los perros de su casa

Cuando parecía que no podía volver a suceder, sucedió. En 2009, la policía rusa reportó la aparición de Natasha Mikhailova en la localidad de Chita, Siberia. La encontraron caminando en cuatro patas, tomando agua con la lengua y sin pronunciar una palabra. A diferencia de tantos otros casos anteriores, Natasha no estaba perdida en algún territorio hostil, sino un su casa, en la terraza, debido a que sus padres la abandonaron allí.

Natasha se crió con perros siberianos
Natasha se crió con perros siberianos

Durante dos años no tuvo contacto con otros humanos ni el mundo exterior. "Cuando fui a su habitación ella saltó hacia la puerta y empezó a ladrar y luego comenzó a comer del plato como lo haría cualquier perro", dijo Nina Yemelchugova, directora del centro infantil al que fue trasladada y en el que permanece hasta la actualidad.

Lea más:

Más Noticias