De sus primeras fotos en la playa a la furiosa pelea legal por su hijo: la historia de amor-odio de Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera

La cantante mexicana y el empresario español, padres de un niño de diez años, se separaron en 2012, pero hasta el día de hoy continúan las demandas y las fuertes acusaciones cruzadas

priggio@infobae.com
Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera (Foto: REUTERS/Carlos Barria)
Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera (Foto: REUTERS/Carlos Barria)

Después de recibir fuertes comentarios de parte de sus seguidores durante una transmisión en vivo desde su casa -que incluyeron dudas sobre su sobriedad y bromas porque se olvidaba la letra de sus canciones-, Paulina Rubio volvió a ubicarse en el centro de la escena en los últimos días. Sucede que la reconocida cantante mexicana se adjudicó una nueva victoria legal frente a su ex esposo, Nicolás Vallejo-Nágera, más conocido como Colate, por el régimen de visitas al hijo de ambos, Andrea Nicolás, quien estaba pasando la cuarentena con él.

En la audiencia, celebrada de manera virtual por las medidas de distanciamiento social por el coronavirus, Colate acusó a Paulina, a su hermano Enrique, y a su madre, la actriz Susana Dosamantes, de golpear al pequeño, además de asegurar que la artista consume drogas. Para demostrarlo, presentó el video de su mencionada transmisión en vivo. Sin embargo, Spencer Multack, juez de una corte de familia en Miami, donde reside el mediático junto a su hijo, ordenó que ambos padres deberán compartir la educación del menor. Además, dictaminó que el joven estuviera con la cantante en el Día de la Madre, que en gran parte del mundo se celebró el 10 de mayo pasado.

La noticia causó revuelo porque tan solo tres días antes de la resolución, Gerardo Bazúa, ex pareja de la Chica Dorada, la había demandado por no permitirle ver a su hijo, Eros. De todas formas, esta batalla legal que ganó la artista es un grano de arena en el desierto de su -trunco- matrimonio con Colate. Una relación que incluso por aquel entonces parecía tener un final anunciado y que, efectivamente, terminó con un escándalo que persiste hasta el día de hoy.

Una boda soñada

La cantante y el empresario empezaron a salir a mediados de 2005 (Foto: REUTERS/Henry Romero)
La cantante y el empresario empezaron a salir a mediados de 2005 (Foto: REUTERS/Henry Romero)

El flechazo con Colate llegó para Paulina después de dos conflictivas relaciones con el rockero Erick Rubín y el arquitecto Ricardo Bofill. Miembro de una notable familia de España, es empresario y relacionista público. “A Paulina la conocí en 1999, cuando fui a ver la producción de un programa en la costa cerca de Valencia y había una conductora mexicana, rubia, preciosa, que yo ya había visto. Ese primer encuentro con ella fue especial, por todo lo que sucedió después. No pasó nada esa vez, pero creo que sí hubo una conexión importante. Lo que sucedió es que teníamos pareja en ese momento, ella estaba con un chico español (en referencia a Ricardo Bofill)”, recordó tiempo después en el canal mexicano Imagen Televisión.

Lo cierto es que, según su testimonio, intercambiaron sus contactos pero no volvieron a cruzarse durante mucho años. Recién en julio de 2005, cuando ambos coincidieron por primera vez en soltería, comenzaron a verse. Su primera aparición pública fue a los besos en las playas de Ibiza: por aquel entonces, la figura de Colate empezó a trascender las fronteras de su país y llegó a México. No tardó en esparcirse por todo Latinoamérica, con la misma fuerza que las canciones de la Chica Dorada, que gozaba de uno de sus momentos de mayor popularidad.

Me gustó desde que la conocí. Ya me había fijado en ella antes en España, cada vez que hacía alguna aparición. Me atrajo todo de ella: es una fuente de energía. Había algo entre nosotros… Por algo nos terminamos casando. Cuando ella no tenía pareja y yo tampoco quedamos en un sitio en Montecarlo, nos vimos ahí y nos hicimos novios. Siempre pensaba que me iba a casar con una mexicana…”, reveló el empresario al ciclo Ventaneando.

La vida de Colate ha estado marcado por la polémica desde joven y ya había tenido romances con varias figuras públicas, como la modelo Inés Sastre, la conductora Patricia Pérez y la duquesa de Montoro Eugenia Martínez de Irujo. Probablemente por sus breves relaciones la prensa no tomaba demasiado en serio su unión con Paulina. Sin embargo, la presencia del empresario en todos los eventos a los que estaba invitada la cantante y las fotos de ambos besándose apasionadamente a donde fuera que estuvieran juntos demostraron que lo suyo no era tan solo un amor de verano.

Una vez consolidada la pareja, se instalaron en Miami, donde ella tenía una mansión. Sin embargo podían pasar mucho tiempo separados: ella estaba en uno de los mejores momentos de su carrera y solía viajar con sus giras a diferentes partes del mundo, y él también volaba con regularidad a España por motivos laborales. De todas formas, la relación entre ellos parecía marchar de la mejor manera.

Celebraron su boda en el parque Xcaret,en Playa del Carmen, el 30 de abril de 2007 (Foto: REUTERS/Henry Romero)
Celebraron su boda en el parque Xcaret,en Playa del Carmen, el 30 de abril de 2007 (Foto: REUTERS/Henry Romero)

Tal es así que el 30 de abril de 2007 celebraron su boda con una fastuosa fiesta para más de 700 invitados en la lujosa villa del parque ecoturístico de Xcaret, en México. Primero se realizó una ceremonia civil y posteriormente la religiosa en la capilla de San Francisco de Asís ante la Virgen de Guadalupe. Los festejos duraron nada más y nada menos que cuatro días.

Sensibilizados y muy sonrientes, Paulina y su flamante marido hicieron una pausa en medio de la boda para salir a hablar con la prensa. “El momento más emocionante fue cuando nos declararon marido y mujer. Estoy súper ilusionada, me encuentro con un hombre que me ama, me quiere y me respeta. Le voy a dar muchos rubitos malcriados. Quiero tres o cuatro, pues no sé, Dios dirá…”, adelantó la cantante sobre sus deseos de ser madre.

Un matrimonio a destiempo

Dos años después de su casamiento comenzaron a circular con fuerza los primeros rumores de crisis (Foto: EFE)
Dos años después de su casamiento comenzaron a circular con fuerza los primeros rumores de crisis (Foto: EFE)

La calma se mantuvo a lo largo de dos años, hasta que se desató la tormenta que actuó como presagio de la tempestad. La primera gran crisis se confirmó en agosto de 2009 con la publicación en tapa de la revista española Diez minutos, que rezaba: “Paulina y Colate, al borde de la ruptura”. En la misma se aseguraba que se trataba de una crisis motivada por la decisión de la cantante de volcarse por completo a la promoción de su disco Gran City Pop, que había salido al mercado en junio de ese año. Según se indicaba, había dejado su matrimonio “en un segundo plano” y hasta se aseguraba que habían dejado de convivir por las discusiones surgidas a raíz de esta situación.

Ella se encargó de responder las versiones con fotos junto a su marido pero los rumores vinculados a la crisis de pareja nunca cesarían. Unos meses después se confirmó el embarazo de Paulina. Andrea Nicolás Vallejo-Nágera Rubio llegó al mundo el 14 de noviembre de 2010.

No mucho tiempo después comenzaron a circular las versiones de una nueva crisis matrimonial. Se habría producido tras la muerte del padre de la cantante, Enrique Rubio, a principios de 2011. Paulina estaba pasando un momento muy difícil e, incluso, fue fotografiada sola por las calles de Los Ángeles, casi al mismo tiempo que Colate era visto en una fiesta en un barco en Miami, en compañía de amigos como Alejandro Sanz, Eva Longoria y Antonio Carmona.

Como a lo largo de todo su matrimonio, Paulina y Colate no estaba en la misma sintonía, pero seguían juntos por el amor de su único hijo. Ella fue sola a la ceremonia de los Premios CQ celebrados en Madrid en noviembre de 2011 y prefirió no contestar cuando le preguntaron sobre su marido, y él acudió sin su esposa a la boda de José María Aznar Jr., hijo del ex presidente del Gobierno de España.

Los meses siguientes el empresario se asentó en Miami junto a su hijo, mientras que la cantante promocionaba Brava, su último trabajo discográfico. Según contaron allegados de la pareja al medio español Vanitatis, la relación ya era una “tortura” para el Colate, quien finalmente tiró la toalla y decidió pasar la Navidad junto a su familia en España, sin su esposa. Luego, los primeros días del 2012 los disfrutó en las paradisíacas playas de República Dominicana junto a su hermana, Samantha, y unos amigos de ella.

"Estoy súper ilusionada, me encuentro con un hombre que me ama, me quiere y me respeta", había dicho Paulina Rubio el día de su casamiento (Foto: REUTERS/Henry Romero)
"Estoy súper ilusionada, me encuentro con un hombre que me ama, me quiere y me respeta", había dicho Paulina Rubio el día de su casamiento (Foto: REUTERS/Henry Romero)

La separación ya era casi un hecho y fue confirmada por la propia Paulina a la televisión mexicana. “Aún no estoy divorciada. Es difícil la lucha por los papeles de divorcio porque el bebé necesita estar conmigo la mayoría del tiempo. Espero que poco a poco las cosas se tranquilicen”, dijo la cantante, previendo que el tema podría extenderse a lo largo del tiempo, aunque jamás imaginó todo lo que sucedería después.

“No reprocho nada a Paulina -contó Colate a la revista ¡Hola! de España sobre los motivos de la separación-, aunque me hubiese gustado que ella hiciera más por salvar nuestro matrimonio. A ella le importan cosas distintas que a mí. En mi opinión, no ha dado la importancia que se merecía a nuestra relación dentro de su mundo. Creo que ha fallado la comunicación y entender las necesidades de la persona con que vives”.

Una guerra sin tregua

"La Chica Dorada" y Colate en los Premios MTV 2009, durante sus tiempos más felices (Foto: REUTERS/Phil McCarten)
"La Chica Dorada" y Colate en los Premios MTV 2009, durante sus tiempos más felices (Foto: REUTERS/Phil McCarten)

Con la separación llegó la disputa entre la cantante y el empresario, que se extiende hasta el día de hoy y gira en torno al régimen de visitas y la cuota alimentaria de su hijo. En un principio, Colate le reclamaba un millón de dólares a repartirse en tres años y la custodia total del menor debido a las giras de la artista, pero la Chica Dorada se negó rotundamente.

Él justificaba la cifra haciendo alusión a que él dejó de lado su carrera para estar junto a la cantante: “Dejé mis negocios, mi familia. Todo el dinero que he ganado ha estado controlado por mi mujer. Me he casado con una mujer en la que he confiado y como hemos vivido en su estructura, porque consideramos que era más importante su carrera, ella o su gente era la que controlaba nuestro dinero. Entonces desde el día que me separo no tengo acceso al dinero”.

Después de un año de negociaciones, por recomendación de sus abogados el empresario aceptó la oferta extrajudicial de Paulina: compartirían la custodia del menor (una semana cada uno) y ella le pagaría 243 mil dólares en tres años en concepto de cuota alimentaria, además de la obligación de Colate de contratar a una niñera las 24 horas los días en los que el niño estuviera con él.

Claro, el conflicto no llegaría tan rápido a su fin. Un año después, según el sitio TMZ, Colate habría hecho el intento de quedarse con la potestad en el cuidado de Nico -como le dicen a su hijo-, intentando demostrar que la salud mental de su ex mujer le impediría llevar a cabo sus obligaciones maternales. Si bien esta estrategia no dio resultados, el empresario acudió nuevamente a la justicia para intentar cambiar las condiciones del régimen de visitas.

Lo consiguió a fines de 2014, al firmar -finalmente- el divorcio con Paulina. En el acuerdo firmado en los juzgados de Miami se determinó que el hombre ya no se vería obligado a contratar los servicios de una niñera siempre que estuviera junto a su hijo, y que cuando el joven cumpliera 12 años desaparecería el límite de diez horas al que debían limitarse sus viajes para ver a sus padres, lo que dificultaba que fuera a España para visitar a su familia paterna.

Lejos estaban de calmarse los ánimos: durante los años siguientes fueron frecuentes las acusaciones de Colate contra su ex mujer por no cumplir con los tiempos de la custodia del niño. Después de pasar la Navidad de 2017 con su madre, se suponía que Nico debía viajar a España, pero el 29 de diciembre el empresario pidió una solicitud de emergencia la Corte de Miami para que su ex mujer le devolviera a su hijo a tiempo, y recién el 5 de enero la jueza dictó que el niño debería volver con su padre en el primer vuelo disponible al país ibérico. Alegando que no encontraba vuelos, Paulina se quedó con él hasta el 9 de enero, lo que provocó que Colate la demandara por desacato.

Tras el reencuentro con su hijo, Colate realizó una emotiva publicación (Foto: Instagram)
Tras el reencuentro con su hijo, Colate realizó una emotiva publicación (Foto: Instagram)

Él siempre prefirió alejar este tema de los medios pero cuando se reencontró con Nico, después de pasar las Fiestas sin él, publicó una foto abrazándolo y escribió: “Por fin juntos después de demasiado tiempo… Y no debería haber sido así”. Y en los meses siguientes las declaraciones cruzadas fueron subiendo de tono; Colate hasta llegó a decir que Paulina ha sido “la persona que más daño” le ha hecho en su vida.

Ahora bien, en abril de 2019 fue Paulina quien demandó a su ex marido por ocultarle el paradero de su hijo durante el tiempo que pasó con él. Además, según ella, durante tres semanas Colate le habría impedido mantener todo tipo de contacto telefónico con su hijo. El empresario desmintió todo: “La verdad es que no tengo demasiado claro qué es lo que está buscando”.

Como si esto fuera poco, el cantante Gerardo Bazúa, pareja de Paulina entre 2013 y 2018, se metió en medio del conflicto y defendió con firmeza a Colate. Publicó una foto de Nico junto a Eros, el hijo que él tuvo con la Chica Dorada, y dijo que ella “no tiene vergüenza”.

La pareja llegó a un acuerdo tras esta situación pero las aguas no se calmaron. Todo lo contrario: tan solo unos días después de que Gerardo Bazúa demandara a Paulina por no permitirle ver a Eros, Colate recurrió a la justicia para que se suspendiera el acuerdo de visitas a Nico, quien actualmente tiene diez años, alegando supuestas adicciones de la artista.

Lo dicho al comienzo: en un fallo de la corte de familia de Miami se ordenó que ambos deberán compartir la educación al menor, quien fue entregado a la cantante para pasar con ella el Día de la Madre. Un dolor de cabeza menos para Paulina, un conflicto más para la larga lista de escándalos.

SEGUÍ LEYENDO

Estalló una bomba legal contra Paulina Rubio: Gerardo Bazúa la demandó por no permitirle ver a su hijo

Nueva batalla en la larga guerra entre Paulina Rubio y “Colate”: acusan a la mexicana de maltrato infantil

Polémica en las redes por una transmisión en vivo de Paulina Rubio

MAS NOTICIAS